El padrastro y el dueño del inmueble quedaron detenidos por los abusos. La madre está imputada por “facilitación y promoción de la prostitución”.

Una chica de 15 años fue rescatada por efectivos de la DDI de Quilmes luego de que una de sus tías denunciara el calvario que estaba viviendo. Según la acusación, la joven era violada por el dueño de la casa en Bernal en la que residía su familia y por su padrastro.

Según la denuncia, su mamá había acordado con el propietario que, de esta forma, se evitaba el pago del alquiler. Los tres -madre, padrastro y dueño de la casa- quedaron detenidos. Los ataques sexuales se habrían extendido por al menos dos años. Los dos hombres fueron imputados por “abuso sexual con acceso carnal agravado”, según fuentes policiales.

El dueño de la vivienda fue identificado como Juan Bautista Rotela Domínguez y tiene 46 años. El padrastro, de nacionalidad paraguaya, se llama Julián Agripino y tiene 65 años. Es albañil y está jubilado.

La madre de la víctima es Ramona Perla y tiene 37 años. Está acusada del delito de “promoción y facilitación de la prostitución”.

Los abusos se habrían registrado en el domicilio en el que vivía la chica de 15 junto con la pareja detenida, sobre la calle Neuquén al 100, en Bernal.

La causa está en manos del fiscal Alejandro Ruggeri, de la UFI N° 8 de Quilmes especializada en delitos sexuales. La víctima quedó al cuidado del área de Protección a la Niñez de la localidad de Florencio Varela y declaró en cámara Gesell.

Fuente: Clarín