Un joven quedó detenido y la justicia investiga cuál fue el móvil del terrible hecho. Dijo que se fue a dormir después de asesinarlos.

Un horroroso episodio de sangre conmociona la ciudad de Cosquín. Ayer domingo al mediodía, un joven de 29 años fue a la comisaría junto a su esposa y confesó que había asesinado a sus dos abuelos.

El joven dijo que cometió el tremendo hecho en estado de ebriedad.Además relató que después de asesinarlos con un arma blanca, se fue a dormir a su casa, ubicada a dos cuadras de donde vivían sus abuelos y que al mediodía se despertó y se decidió a contar lo que había hecho.

Inmediatamente, la policía se dirigió al lugar del hecho y junto con personal médico constataron las muertes. La abuela tenía 75 años y el abuelo 79. Uno de ellos fue encontrado tirado en la cocina y otro en un dormitorio.

El hecho es investigado por el fiscal Raúl Ramirez quien por el momento no descarta ninguna hipótesis. El joven quedó imputado por homicidio calificado por el vínculo y agravado por alevosía.