En la pequeña localidad de Idiazábal, en el sureste provincial, la Policía logró detener a los implicados y recuperar a las crías recién nacidas.

Seis adolescentes y un joven de 18 años fueron identificados como los responsables de matar a un puma hembra que había tenido crías cerca de un establecimiento rural.

Luego de cometer el cruel acto, se llevaron a los cinco cachorros recién nacidos e incluso tenían cuero de la puma asesinada. Gracias a ver las fotos en las redes sociales, la Policía pudo obtener datos del hecho y dar con los siete jóvenes.

 

El mayor de edad fue puesto a disposición de la fiscalía para que se investigue un delito contra la ley nº 14.346 de protección a los animales contra los actos de crueldad. Mientras que el resto, todos menores de edad, ya fueron identificados.

 

Los agentes lograron recuperar a todos los cachorros. Cuatro fueron entregados de manera voluntaria en la localidad de Idiazábal, mientras que el quinto fue hallado en un campo.