Es por “daño”, y podrían sumarle la infracción a la Ley de Protección Animal. El episodio violento ocurrió el fin de semana en Barrio Ituzaingó de Córdoba.

El fiscal Víctor Chiappero imputó por presunto “daño” a un vecino de barrio Ituzaingó acusado de ejecutar a una perra el fin de semana porque supuestamente le comió el asado.

El hecho se produjo el sábado en la calle Gutenberg al 5.400 cuando varios niños que jugaban en la calle habrían sido testigos de un hecho demencial.

El vecino habría salido de su patio enojado porque la perra, llamada Kika, le robó la carne. Frente a los ojos del niño que era su propietario la perra fue baleada.

El acusado, colectivero del transporte público de pasajeros, fue imputado por “daño” y en las próximas horas le podrían agregar infracción a la Ley 14.346, de Protección Animal, precisó Mitre Córdoba.

Cabe recordar que la semana pasada condenaron por esta misma ley en San Francisco a un hombre que despellejó al cachorro Chocolate.