Independiente jugó ayer su partido debut en la Copa Argentina contra Central Ballester y la goleada quedará en la historia por lo abultado del resultado: 8 a 0, pero también por la humildad de uno de los referentes del equipo, Martín Benítez.

Independiente jugó ayer su partido debut en la Copa Argentina contra Central Ballester y la goleada quedará en la historia por lo abultado del resultado: 8 a 0, pero también por la humildad de uno de los referentes del equipo Martín Benitez.

Después de festejar con el grupo,  Benitez llegó hasta el alambrado con su camiseta en la mano para regalársela a un nene que había alentado al equipo todo el partido. “Allí si todos estallamos en alegría y emoción”, relata Francisco Mirás en su cuenta de Facebook.

El nene que alentó al Rojo y a Benítez

El hincha destacó el “enorme el gesto de Benítez, un jugador que en su momento fue muy resistido y que a fuerza de sacrificio y amor a la camiseta se ganó el cariño y respeto de todos. Luego de recorrer muchos kilómetros de ida y vuelta regresé a mí casa con las retinas llenas de tantos goles y mi corazón repleto de felicidad por ese momento vivido”.

 

Goleada y récords 

El triunfo de Independiente dejó en claro las diferencias que hay entre un equipo de Primera y uno de la Primera D. Con su 8-0 ante Central Ballester, el Rojo se metió en 16avos de final de la Copa Argentina y, de yapa, rompió algunas marcas históricas. Acá, las tres más destacadas:

 

1) Máxima diferencia en la historia de la Copa Argentina: desde que se juega el certamen (comenzó a disputarse en 1969, hubo una nueva edición en 1970 y desde 2011 se juega de manera ininterrumpida), nunca un equipo había sacado tanta diferencia ante su rival. Hasta ahora, en los más de 1.300 partidos que se registran en el historial del torneo, las mayores distancias habían sido de seis goles, en cuatro ocasiones:

  • Deportivo Roca 6-0 Independiente Río Colorado (2012)
  • Sacachispas 6-0 Lugano (2012)
  • Deportivo Riestra 6-0 Victoriano Arenas (2015)
  • Bella Vista de Bahía Blanca 6-0 Sansinena (2017)

2) La mayor cantidad de goles convertidos por un equipo en un partido. El que más cerca había estado era Chaco For Ever, que en 2014 goleó 7-4 a Sanjustino.

3) La goleada del milenio: el Rojo logró su diferencia más abultada en lo que va del siglo XXI. Y hacía 18 años que no convertía ocho goles en un solo partido. ¿La última vez? En febrero del 2000, ante Argentinos (8-1).

Fuente: página Rojo de mi vida y Olé. Imágenes de Facebook de Francisco Mirás