El paquete afirma contener un kilo, pero el comerciante descubrió que tenía 110 gramos menos.

Sorprendido por el inesperado buen precio, Matías le compró 60 paquetes de un kilo de azúcar a un distribuidor para ofrecerlas en su almacén, ubicado en la Av. Fuerza Aérea al 2500.

“Vendí un par y de repente me fijo bien y la veo chiquita. La puse sobre la balanza y me di cuenta que pesaba 890 gramos, 110 gramos menos de lo que decía la bolsa”, contó el comerciante que envió la foto a través de El Doce y Vos. “Qué ingenio para mantener los precios”, expresó con ironía.

La “oferta” le permitía vender el producto a 22 pesos, cuando el paquete de un kilo de otras marcas cuesta casi 10 pesos más. Tras notar la diferencia de peso, Matías dejó de ofrecer esta marca y le hizo el reclamo al hombre que se la vendió.

En diálogo con ElDoce.tvel distribuidor contó que él también cayó en la trampa y prometió remediar el error. “Se los compré a una camioneta que vendía en la calle, también me sorprendió el precio. Ahora voy a tener que reponer esa mercadería y voy a perder plata de mi bolsillo“, aseguró Gastón.

Consumidores, atención. Otras marcas de azúcar ya ofrecen paquetes de menos de un kilo. Lo aclaran en el packaging, pero muchos clientes no lo revisan y lo terminan comprando por el buen precio.