Los familiares de la víctima cortaron la Ruta 9 para pedir justicia. El adolescente apuntado fue trasladado a Quilino.

La justicia de menores investiga la denuncia de una madre por la supuesta violación de su hijo de cinco años, en el barrio Sierras y Parque, Jesús María. “De repente mi hijo apareció en mi casa desconsolado, llorando sin poder explicarme lo que había pasado hasta que me dijo que el vecino le bajo los pantalones”, contó desconsolada a El Doce y Vos.

Desde ese día, la familia vivió un infierno con el adolescente señalado del ataque sexual. Tras hacer la denuncia en la Policía, el sábado le dieron una orden de restricción al menor apuntado por la gente. Alarmados, porque el chico desconoció la orden y seguía merodeando por el barrio, la gente decidió salir a pedir justicia en la calle.

El supuesto agresor vive a solo dos casas de la familia que lo denunció. El viernes a la tarde, aprovechando la confianza que tenía con el menor, habría cometido el abuso. “Nadie se pone en mi lugar mucho menos en el de mi hijo. Es horrible que te arrebaten tu tranquilidad. Abusaron de mi hijo de cinco años y la justicia me dice que no pueden condenar al culpable porque tiene 15 años y es inimputable. Pido justicia por mi niño”, expresó la madre.

El menor acusado se encuentra ahora en la casa de un familiar en Quilino, tras haber sido retirado por la Policía hasta tanto se aclare la situación.