Varios casos fueron consecuencia de violaciones y abusos intrafamiliares. Buscan aplicar la ley de Educación Sexual Integral.

Las chicas son 30 y tienen entre 12 y 19 años. Todas son alumnas de una escuela secundaria del barrio Alto Comedero de Jujuy, pero no es eso lo único que tienen en común. Además, están embarazadas.

Se trata de un colegio municipal ubicado en una de las zonas más pobres de la provincia, al que asisten unos 200 alumnos en total. De acuerdo a un relevamiento, muchos de esos embarazos fueron consecuencia de violaciones y abusos intrafamiliares.

A partir de esta situación, las autoridades educativas buscan implementar la Educación Sexual Integral. “En el Operativo Aprender, en la encuesta, el 80% de los estudiantes había pedido tener información. Y es lo que estamos tratando de hacer, de que llegue a todos y todas las alumnas de todos los niveles. Hay un gran apoyo político para que eso ocurra”, dijo a Clarín Patricia Morales, responsable del Educación Sexual Integral del Ministerio de Educación provincial.

En ese sentido, la funcionaria comentó que los docentes ya se están capacitando y anunció la creación de salas maternales para que puedan ir los bebés de las alumnas. De esta manera, intentarán logran que las madres no abandonen los estudios. “Si bien hay sectores que se oponen a la educación sexual, como los colegios privados religiosos, donde sí hay adoctrinamiento, no nos van a doblegar. Las escuelas están motorizadas en el buen sentido”, sostuvo Morales.