Mientras atendían al pequeño, los médicos fueron agredidos por el resto de los pacientes en la guardia “por no ser atendidos a tiempo”. El profesional compartió una reflexión que se hizo viral.

Un médico de 32 años decidió expresar lo que vive a diario en el Hospital de San Vicente (provincia de Buenos Aires). En una carta que publicó en Facebook y se volvió viral, expuso una situación por demás habitual y defendió el trabajo de sus compañeros del centro de salud.

Su nombre es Sebastián Arman y desde hace dos años y medio atiende en la guardia del Hospital Ramón Carrillo. Su relato reflejó la atención a un niño de un año y medio sin signos vitales, luego de que cayera en una pileta y permaneciera media hora bajo el agua.

La criatura ingresó de urgencia sin latidos ni pulso. “Ante un caso de semejante gravedad todos nos abocamos a eso. Yo soy clínico y atiendo adultos pero también fui a dar una mano”, le contó Arman al portal de noticias El Diario Sur. Tras varias horas dramáticas de trabajo, los profesionales, encabezados por las pediatras Viviana Mastri y Marisa Sala, lograron reanimar al niño.

Mientras tanto, pacientes que esperaban ser atendidos en la guardia comenzaron a amenazar a los trabajadores con golpearlos o romper las instalaciones.

“La gente no entiende que la guardia es para urgencias, y ante un caso así la prioridad es salvar la vida de la persona que entra. Por eso escribí la carta, y para reconocer la tarea de las dos pediatras, que últimamente vienen recibiendo pálidas, pero que hace 20 años que trabajan en el Hospital y yo las admiro mucho”, contó Arman, que definió a Mastri y a Sala como “los ángeles de la guardia”.

+ La carta completa del médico: