Un spot del canal TyC Sports recibió una oleada de críticas.

Siempre que se acerca un Mundial de fútbol aparece lo mismo: las publicidades. A poco de que empiece a rodar la pelota en Rusia, el canal TyC Sports difundió a través de su pantalla un spot que pretendía motivar a los televidentes para alentar al seleccionado de fútbol que dirige Jorge Sampaoli, pero generó todo lo contrario. Recibió tantas críticas que tuvieron que darlo de baja.

La publicidad parte de la base de que en Rusia hay una ley que prohíbe la “propaganda homosexual” dirigida a menores de edad. Sin embargo, activistas locales a favor de los derechos LGBT afirmaron que la problemática de esta comunidad en Rusia va mucho más allá, ya que se trata de una ley que viola el derecho de libertad de expresión de los homosexuales. A su vez, enfatizaron que la comunidad homosexual es perseguida y criminalizada en ese país.

El aviso de TyC Sports explicitaba situaciones alentadas por la “pasión del fútbol” comunes en Argentina que no estarían bien vistas por el mandatario ruso, como “ver a un tipo agachado frente a otro” , “tatuarse una teta”, “revolcarse por el pasto” y “pasearse con los genitales en el cuello”.

Asimismo, en el spot se muestran imágenes de Leonardo Ponzio, jugador de River, quien en un partido contra Boca Unidos en la B Nacional se manchó con sangre la cola producto de hemorroides. “No hay nada más emocionante que ver a un hombre romperse todo por otros hombres”, acompaña la voz en off del comercial.

“Señor Putin: si para usted el amor entre hombres es una enfermedad, nosotros estamos muy enfermos ¿Y sabe qué? Es contagioso”, cierra el spot de vuelta con la voz en off.

Inmediatamente publicado el spot, en las redes sociales se armó un extenso debate acerca de la homofobia. La Fundación Huésped publicó un tuit cuestionando que el spot “banaliza la gravísima situación de la población LGBT en Rusia y reproducen estereotipos que estigmatizan a esta población”. De hecho, fueron muchos los que pidieron que se “baje” de la programación. Algo que al final ocurrió.

Aunque también hubo quienes defendieron el comercial:

Fuente: Clarín