Por años sinónimo de secreto y misterio, hoy busca mostrarse a la sociedad, explica el Gran Maestre Angel Jorge Clavero a La Prensa. Dice que los integrantes de la Primera Junta, San Martin y Sarmiento fueron masones, y que hoy para ser parte de una logia se puede comenzar el trámite por internet. Las mayores preocupaciones en la actualidad: la educación y la corrupción.

El frente del edificio de Perón 1242 resulta imponente. Inaugurado en 1872 fue diseñado por el padre de Carlos Pellegrini, Charles Pellegrini y Francesco Tamburini. Allí se congrega desde hace más de cien años la Gran Logia de la Argentina de Libres y Aceptados Masones.

La palabra “Masonería” siempre ha sido sinónimo de misterios y secretos. Sin embargo, desde hace algún tiempo los masones se dispusieron a abrir las puertas de su casa central y mostrarse a la sociedad.

Así lo señala Angel Jorge Clavero, gran maestre de la Logia a La Prensa. Clavero, quien lleva un tercer período como líder máximo de unas 330 logias de todo el país -de unas 600 que llegó a tener en su momento de mayor expansión- cuenta que ejemplo de esta apertura se da desde hace 3 años en La Noche de Los Museos. “El año pasado fue el tercer lugar más visitado esa noche, con más de 10 mil personas”.

Al entrar al edificio de la Logia se observa a la derecha un bar que suelen usar los participantes de los diversos grupos que pertenecen a la masonería. Ya en el primer piso aparecen las oficinas administrativas. Luego se ingresa al templo principal donde se realizan las reuniones nacionales, debates y las ceremonias de ingreso de los nuevos masones.

Al ingresar al templo llama la atención su cúpula. Arriba de la puerta de ingreso aparece la luna y la oscuridad. Donde termina el templo se presenta el sol y la claridad. En la parte más iluminada es donde se sientan las autoridades principales.

“La idea de la masonería es pasar de la oscuridad a la luz. Es un camino de pensamiento y ética que hay que ir recorriendo. Por eso los que se inician y nuevos están más cerca de la puerta principal y con los años se va adquiriendo la sabiduría que permite estar en un mundo más iluminado””.

– ¿Cuando se inicia la masonería?

– Empieza con la construcción en las orillas del lago Di Como allá por el año 1000 o 1100. Los canteros eran los que se dedicaban al trabajo de la piedra. Era la época romana, y ellos se habían consolidado como grupo porque eran los que tenían los secretos de la construcción. De ahí es cuando empieza el tema del secreto. Ellos se ayudaban mucho y empezaron a hacer un trabajo logiario. Los que recién empezaban picaban piedras, eran los aprendices, después estaban los compañeros que era el segundo status Eran quienes habían pasado varios años picando piedras, conocían un poco el oficio y ya eran ayudantes de los maestros. Luego de unos años se llegaba a maestro. El maestro era el que conocía y sabía hacer los planos.

– Eran los encargados de hacer las grandes construcciones que quedaron en la historia

– Claro, las grandes construcciones que hoy se ven por Europa. Abadías, conventos, grandes catedrales, palacios. En la logia el maestro les daba las instrucciones y se cuidaba mucho el tema del secreto. Era una manera de protegerse. Ellos siguieron trabajando a través de los siglos.

– ¿Y el símbolo característico?

– Es la escuadra y el compás porque en la masonería una de las cuestiones que la distinguen de cualquier otra sociedad en la ciudadanía es que trabaja el método de enseñanza a través de los símbolos. Y los símbolos son los de la arquitectura. La escuadra servía para medir en su momento la rectitud de las paredes. Antes tenía un significado operativo y ahora tiene un significado moral, ético. Es el que mide la rectitud de la conducta. El compás también servía para las mediciones en los planos. Hoy nos sirve como ciudadanos porque nos indica cual es el círculo en el que podemos estar y no saltar de ese círculo porque podemos afectar con nuestra conducta o vocabulario al ciudadano que está al lado.

– Tiene que ver con el respeto y la conducta ética

– Exactamente. Es que el fin último de la masonería es hacer mejores personas, mejores hombres y dotarlos de virtudes, valores. Y el valor ético es la piedra angular que tiene la masonería. Con eso nosotros decimos que si somos mejores hombres vamos a ser mejores ciudadanos y como mejores ciudadanos trataremos de mejorar la calidad de vida política de los países. Por eso decimos “menuda tarea tiene la masonería”.

– ¿Y cómo llega la masonería a la Argentina?

– No hay registros pero nosotros como masones nos imaginamos que debió haber mucha conversación en las invasiones inglesas porque los jefes de las invasiones, militares, seguramente eran masones y acá ya había. Pero no hay nada escrito. El tema es que las cuestiones operativas la masonería no se las escribe entonces hay un registro oral y hay muchos hermanos que su registro se lo llevan y no lo comentan.

– Se dice que en los comienzos de la Argentina y en la independencia de América aparecen como figuras principales integrantes de la masonería

– En la Revolución de Mayo ya están los próceres y en la primera junta de gobierno en su mayoría eran masones. Y después siguieron trabajando en forma dispersa. Había una logia que dependía de Inglaterra, otra de Francia, otra logia de Italia, de distintos lugares. Y luego como este es un país de inmigración en 1857 se organiza lo que hoy tenemos como Gran Logia de la Argentina de Libres y Aceptados Masones.

– También hay quienes afirman que José de San Martín fue masón

– Claro San Martín, Belgrano. Como yo digo era una cuasiobligación cuando se armaba un ejército armar una logia. Se ganaba en respeto, fidelidad, lealtad, secreto.

– La masonería siempre ha defendido como uno de sus pilares la educación

– La masonería es defensora del libre pensamiento, del libre albedrío de las ideas, del laicismo en educación, de la libertad absoluta de conciencia, siempre se dedicó especialmente a los temas educativos y siempre fijándose en los valores. Por ejemplo cuando en 1884 por ímpetu e impulso de la masonería se aprueba la ley 1420 de la educación pública, laica, gratuita y obligatoria se la hace pensando en el valor de la igualdad ¿Y donde estaba reflejada la igualdad? En el guardapolvo blanco. El guardapolvo blanco nos igualaba a todos: el hijo del rico, del pobre, del negro, del blanco. Siempre la masonería piensa en esos valores que tiene que son la libertad, la igualdad y la fraternidad, por lo cual ha venido luchando siempre.

– ¿Sarmiento fue otro masón?

– Sarmiento fue otro masón que fue justamente el padre de la educación en la Argentina. Llegó a ser Gran Maestre y luego tuvo que renunciar porque fue elegido presidente de la República. Un luchador incansable por la educación. Y después Deodoro Roca y otros hermanos trabajaron en la Reforma Universitaria en 1918 para abrir esa universidad muy ilustrada y conservadora al pueblo, para que los hijos de los inmigrantes, hijos de obreros pudieran llegar a la universidad.

– ¿Y en el siglo XX también tuvimos representantes políticos importantes que eran masones?

– En general en todos los gobiernos hay masones. Es una pregunta recurrente por ejemplo de si hay masones en el gobierno actual. Y yo digo que hay masones en este, en el anterior y siempre. A la masonería entran hombres de todos los partidos políticos, de todas las religiones, agnósticos, etc. Así que el que se dedica a la política alguna vez le toca llegar al gobierno.

– ¿Hay presidentes del siglo XX que han sido presidentes?

– Sí, también en el siglo XX hemos tenido presidentes. Incluso dicen que Perón también pertenecía a la masonería. Que se había iniciado en la gran logia alpina cuando fue agregado militar. Lo que pasa es que los militares, los diplomáticos y los políticos, como a veces algunos músicos, etc, que viajan tanto, por ahí se inician en el exterior y eso no lo sabemos.

– ¿Que le preocupa a la masonería de lo que sucede hoy en la Argentina?

– La masonería cultiva el valor ético que es su piedra angular. Entonces a los masones lo que nos preocupa tanto es la corrupción. Es un corte transversal en la ciudadanía. Nosotros cultivamos el hecho de formar buenos ciudadanos, cultos, tolerantes, éticos, cada vez hay más trabajo. Después el tema educacional. Somos grandes defensores de la escuela pública y todos los niveles.

– ¿Cómo masón que espera para el país y cómo le gustaría ver a la masonería en el futuro?

– La masonería a lo largo de la historia en la Argentina ha sufrido algunos avatares. En la construcción del estado nación hubo muchos presidentes, ministros, vicepresidentes hasta 1930. Ese fue un año visagra para la masonería, empiezan a sucederse los gobiernos de facto, dictaduras, gobiernos militares donde una suerte de dogmatismo y ultranacionalismo hicieron que la masonería se retrotaiga y empezaron las persecuciones. Estuvimos como 60 años así, y a partir de mediados de los 80 comenzamos a repuntar con la vuelta de la democracia. Y en 2008 dijimos que íbamos a utilizar herramientas de internet, rompimos esquemas. Trabajamos mucho y especialmente en educación y además con la formación ciudadana cultivamos de los 3 valores la libertad y la igualdad. La libertad se consiguió luego de luchas de la Independencia con derramamiento de sangre, la igualdad ya prácticamente está consensuada con el constitucionalismo moderno, y siempre como toda institución humana hay una asignatura pendiente. Y para nosotros es la fraternidad, el estamento superior de la amistad. Esto le hace bien a todos los pueblos. Eso buscamos. Abrimos la puerta para todo aquel que quiera cultivar sus valores.

Por Sergio Limiroski – La Prensa