Los cuerpos del hombre y su mujer estaban sobre la cama de una habitación.

Tras un incendio que no pudo ser controlado, la Policía sacó los cadáveres de la mujer de 57 años y su esposo de 58. La mitad de sus cuerpos estaban calcinados.

La casa se encuentra en la calle Pablo Bossio 91. Cuando los bomberos llegaron al lugar, las llamas ya había destruido parcialmente la pequeña vivienda.

El horroroso caso aún no fue esclarecido por los investigadores. Por ahora, se trata de un hecho de etiología dudosa.