Algunos legisladores propusieron modificaciones en sus dietas como ofrecimiento para obtener recursos en la lucha contra el hambre.

A horas de aprobarse el proyecto de ley de Emergencia Económica, en la que se prevén polémicas medidas como la suspensión de la movilidad jubilatoria, varios legisladores propusieron acortar sus abultadas dietas para obtener algunos recursos. ¿Es hora de que la política deba hacer un ajuste de inmediato para ayudar ante la crisis?

Las diferencias de sueldos entre funcionarios de Gobierno y los sectores de menor poder adquisitivo son abismales. Un ministro cobra cerca de 280 mil pesos; Gobernadores, intendentes y concejales, entre $80.000 y $300.000; los legisladores un aproximado de $180.000. En tanto, la jubilación mínima apenas supera los 14 mil, un policía alcanza los 30 y un docente, en promedio, cobra $25 mil, según recopila el economista Manuel Adorni.

La inusual propuesta de rebaja de sueldos de funcionarios es una idea del programa habitual de la izquierda, por ejemplo. En las últimas horas, el dirigente y ex candidato a presidente Nicolás del Caño pidió que los diputados tengan una quita de los grandes salarios que poseen.

“Diputadas y diputados que cobran 180 mil pesos votarán una ley para ajustar a todos los jubilados que apenas superan los 19 mil pesos. Son “solidarios” con la plata de los que laburaron toda su vida!!. Que todo diputado cobre igual que un docente! Basta de privilegios!”, escribió Del Caño en su cuenta de Twitter.

El pensamiento de Del Caño fue compartido por el diputado del PRO Waldo Wolff, quien fue por más y pidió un congelamiento del salario de todos los funcionarios públicos. “Que la política también haga el ajuste”, solicitó Wolff.

¿Es necesario que los políticos deban hacer un ajuste de inmediato para ayudar ante la crisis, en vez de afectar a otros sectores más vulnerables, como los jubilados? ¿O sería una idea que no tuviera resultados concretos?