Con la conducción de Horacio Lucero

Martes 22 de agosto | 15:35

De lunes a viernes
de 6 a 8 de la mañana
Domingos de 9 a 13

La Telesita: La dueña de mis amores

telesitaEn las provincias de Santiago del Estero, y Chaco, aquellas personas que viven en los montes, trabajando ya sea como peones de los obrajes, cada vez más distantes de los centros urbanos, o simplemente dedicados a la cría de ganado vacuno, creen en La Telesita.

Para ellos, es una mujer que suele aparecer furtivamente cerca de los villorrios donde están asentados las rancherías de los peones, buscando la compañía de los hombres y mujeres, porque ella tiene una inmensa bondad. Vaga extraviada en la espesura, y muchas veces, cazadores la encontraron, descubriéndola por el ladrido de los perros.

Afirman los santiagueños, especialmente, que Telesita es una joven mujer, hermosa, vestida de harapos, de buen corazón que peregrina en los montes, presa de un inmenso dolor. Es un ser de ultratumba. La imagen que se ve, es el alma de Telésfora Castillo, que tuvo padres y hermanos. Es muy milagrosa, dicen, por eso se le realizan las Telesiadas, que son bailes con abundante libación de aloja o vino, danzando hasta el amanecer. Las ceremonias dedicadas a ella, tienen su tiempo y forma de realizarse. No las hacen en cualquier época. Es una especie de rogativa, por lo tanto sólo la practican cuando solicitan algún favor de La Telesita.

Ricardo Rojas, narra en su libro El País de la Selva:… Yo he visto esas ceremonias. Habíamos galopado largo trecho del monte, y a fin de que las cabalgaduras descansaran, nos detuvimos en un rancho, casi a mitad de nuestro camino. Al acercarnos, se sintió la música entre la confusa arbórbola; y columbramos después el grupo de los que en el antepatio de la choza, bailaban a la luz de la luna. Moraba allí una vieja alegre, bien conocida en el lugar, por ser la madre de dos muchachas jóvenes, zarca de ojos la una, morena de tez la otra, y ambas dispuestas siempre, lo mismo para una arunga que para un marote. Siendo sábado esa noche, estaban de fiesta… Cuando asomamos al corro, un hijo de una señora, jarifo como sus hermanas vino a ofrecerme su anacrónico chambao de aloja, a menos que prefiriese escanciar ginebra, en bote donde habían suxado ya más de veinte labios.

Danzaban chacareras en aquel momento, y a son de cuerdas, el cantor decía: Si de cristales fuesen Los corazones Qué bien claras se viesen Las intenciones. Y usó los pies de la pareja, en la postrer mudanza, chisporrotearon cohetes; zahumóse el aire con el hedor de la pólvora; corvetearon caballos bajo los árboles; sonaron voces y palmoteos en la turba; y así volvió a mostrárseme el cuadro ya conocido de las orgías selváticas. No siendo carnaval, ni reyes, ni noche buena, ni otra alguna de las ocasiones clásicas, pregunté el motivo de la fiesta. – Es una promesa a la Telesita. – me bisbisó un paisano cuyo bigote en garfio adornaba las ondas comisuras de su boca sensual. Averigüé quién era la Telesita, y él respondióme con laconismo reacio: – Ánima milagrosa… Como en ese instante se acercaba el ladino de la casa, él abundó en explicaciones. – Si usted quiere ganar una carrera, o sanar un enfermo, o encontrar una cosa que se le pierda… vamos: algo que usted desea le hace una promesa a la Santa. – ¿Promesa de qué? – De ponerle un baile…

Aduciendo sentir lástima infinita por la infeliz, que lleva la mirada extraviada, que durmiendo a veces a la vera de los caminos, y a quien algún paisano piadoso le presta un catre donde descansar fatigosas jornadas y un lienzo, para tapar su magro cuerpo lacerado, los santiagueños supersticiosos hacen en su honor bailantas. Además de sentir penas por la desgraciada, creen que es muy milagrosa, que para conseguir sus favores debe bailarse en su nombre, porque a ella eso le gusta mucho. Quienes conocen su historia dicen que en vida era afecta a los bailes y a “tomar” (beber bebidas alcohólicas). Siempre andaba descalza, hasta que un día murió quemada en un incendio del monte.

Chupan (beben), bailan y cantan. Primero lo hace el promesante, que debe tomar siete copas por ella. Luego baila siete chacareras descalzo, y sigue chupando entre danza y danza, hasta que se consumen las siete velas encendidas en un tosco altar dentro del rancho. Recién entonces, comienza la algarabía general, entregándose todos a la descontrolada bacanal de alcohol, asado y empanadas, bailando ya gatos, escondidos, malambos, zambas y chacareras, en medio del estruendo y humo de los cohetes. La música se ejecuta con guitarra, bombo y bandoneón.

J.M. de Rosas – L.Castagnino
-Telesita hizo encontrar un caballo de mi primo. Es ese mala cara que está en el palenque-, son algunas de las conversaciones que se escucha.

-Aquel mozo de saco blanco, sanó luego de estar quince días en cama- comentan otros, mientras la algarabía hace olvidar las penosas jornadas que viven diariamente.

La tradición santiagueña cuenta que la familia de Telésfora era muy pobre, por eso andaba descalza y en harapos. Había nacido en lo profundo de los montes del Departamento Figueroa. Un invierno en que el frío la atormentaba, vio a lo lejos el resplandor de una quemazón. Como era “inocente”, es decir disminuida mental, no midió los peligros. Se dirigió hacia allí para calentar su entumecido cuerpo, colocando sus ateridos pies sobre un grueso tronco que ya no ardía. De pronto una llamarada venida de un árbol seco vecino encendió su mísero vestido. Echó a correr enceguecida de dolor, como si fuera una antorcha humana, hasta que el fuego consumió su cuerpecito, quedando para siempre en la memoria de sus paisanos.

Por José Ramón Farias

LA TELESITA

E’ venido telesita
como aquel que no hace nada
a dejarte el corazón
y llevarme tu mirada.

Aquí me tienes vidita
desecho por tus amores
Mi corazón padeciendo
penas de todos colores.

Auque encerrada te tenga
en calicanto y arena
si tu amor es como el mío
sabrá borrar las barreras.

Yo te i’ de querer vidita
auque todos se me opongan
soy un gavilán constante
cuando sigo una paloma.

De vicio te estoy mirando
cara a cara y frente a frente
y no te puedo decir
lo que mi corazón siente.

Telesita, telesita
la dueña de mis amores
no permiten que me acabe
sin gozar de tus favor.

Yo se que me andas queriendo
aunque no me digas nada
lo que no dicen tus labios
me lo dice tu mirada.

Si me quemo no me apagues
déjame seguir quemando
siempre que sean tus amores
los que me estén incendiando.

Hay tienes mi corazón
dale muerte si tu quieres
pero como estas adentro
si lo matas también mueres.

Mucho meten movidita
no complacer tus deseos
si mi corazón se calla
los dos juntos moriremos.

Al cajón en que me entierren
que no lo claven con clavos
clávalos vos telecita
con los besos de tus labios.

Telesita, telesita
la dueña de mis amores
no permiten que me acabe
sin gozar de tus favor.

Comentarios

Comentarios