Sucedió el sábado en Esquel y su familia viralizó las conmovedoras imágenes de su despedida en las redes para que se tome conciencia del daño que hacen los fuegos artificiales.

Una perrita murió en los brazos de su joven dueño al no poder soportar el ruido causado por el uso de pirotecnia en cercanías de la vivienda donde era la “mimada” de la familia. Ocurrió en la ciudad de Esquel y las fotos del chico abrazado a la perrita emocionaron a todos en las redes sociales y enseguida se hicieron virales.

De esta manera inesperada, una familia perdió a la perra luego de un ataque provocado por los estallidos. Además, lamentaron que luego de sucesivos llamados telefónicos a distintos veterinarios, ninguno los atendiera para poder auxiliar a su mascota.

“Ella era nuestra amada mascota. Se llamaba Magui y acaba de morir. Era viejita y le tenía terror a la pirotecnia. No sabíamos donde más meterla mientras otros se divertían, ella la estaba pasando muy mal. Le agarró un ataque, llamamos a todos los veterinarios de Esquel para que nos ayuden y ninguno nos atendió! La perra murió en los brazos de mi hijo, rogándome que llame a alguien para que la viniera a auxiliar. Lamentablemente la estamos llorando con el corazón de mis hijos roto y el mío al no poder hacer nada”, expresó la mujer en un extenso texto con mucha tristeza que publicó en las redes sociales.

  A través de las redes sociales, la organización ADAE (Adoptá-Esterilizá-Educá) viralizó la publicación de Antonella que perdió a su mascota Magui en los brazos de su hijo a causa de la pirotecnia en la localidad de Esquel. Y la mujer escribió: “Les pido, por favor, dos cosas: pirotecnia cero; veterinarios, hagan urgencias”.