El mediocampista y capitán croata, que este domingo jugará la final con su equipo, creció en medio de las bombas durante la guerra de Yugoslavia.

Tenía seis años cuando fusilaron a su abuelo y quemaron la casa familiar. Con sus padres escaparon para vivir como refugiados. El jugador del Real Madrid tiene dos hijas y un hijo con su mujer, Vanja Bosnic.

Fuente: Clarín