Con la conducción de Horacio Lucero

Viernes 20 de octubre | 01:56

De lunes a viernes
de 6 a 8 de la mañana
Domingos de 9 a 13

Martín García: La isla de la Historia

IMG

Es difícil resumir la historia de la Isla Martín García, ya desde la lejana fecha de 1516 cuando Juan Díaz de Solís la bautizó con el nombre de su despensero.

En 1851 Domingo Faustino Sarmiento desembarcó en la isla y escribió en una roca Argirópolis, (Ciudad del Plata), pensando que ese sitio era el lugar ideal para erigir la capital de los Estados Unidos de América del Sud. Algo con lo que el soñaba.

Antiguamente se encontraba en la isla una importante cantera, donde los presos extraían el material para empedrar las calles de Rosario y Buenos Aires. En 1895 Rubén Dario durante una breve estadía compuso allí la famosa marcha triunfal.

Para alimentar la imaginación los habitantes recuerdan que la isla tuvo su propio pirata: en 1582 el corsario ingles Eduardo Tenton, quien intentó desembarcar allí. Fueron varios los que quisieron apoderarse de la isla. Ya Guillermo Brown en 1827 la defendió con su escuadra y la fortificó estableciendo su base de operaciones durante la guerra contra el Brasil.

Entre 1870 y 1920 funcionó allí un lazareto, es decir un lugar donde los inmigrantes cumplían con una estricta cuarentena antes de ingresar en el país, para evitar la propagación de las epidemias de fiebre amarilla y cólera en Buenos Aires. En 1884 se inauguraba en la isla el faro para la navegación de los ríos Uruguay y Paraná. Según los expertos la isla es uno de los territorios más antiguos del continente americano.

Cuenta una leyenda que allá por el año 1860, un poblador de la zona tenía una yegua y un potrillo. Bastaba llevar a éste de una costa a otra para que la yegua a las pocas horas, notara su ausencia, y atravesara nadando el canal que estaba entre Martín García y Martín Chico en el Uruguay. Y encontrarse con su potrillo. La habilidad de la yegua fue aprovechada por los presos políticos.Los cuales recobraron su libertad haciéndose remolcar, agarrados de la cola del animal. Lamentablemente al descubrirse el hecho, la yegua fue llevada a juicio y sentenciada a muerte.

Pero, sin dudas, la historia más conocida de la isla es la del confinamiento de presidentes. Allí estuvieron Hipólito Yrigoyen y Arturo Frondizi al ser depuestos de sus cargos por golpes militares. También Marcelo T. de Alvear por participar, en 1933, de una revuelta radical contra el gobierno del general Agustín P. Justo. Y, cuando era vicepresidente, Juan Domingo Perón fue enviado a este reducto del que salió gracias a la movilización del 17 de octubre de 1945. Por todo esto y mucho más un lugar que resulta encantador poder visitar.

img123

Isla Martín Gacía 4

Comentarios

Comentarios