Se trata de un chofer de la localidad de Guaymallén que fue asaltado el lunes. Está internado y durante las visitas, su esposa se enteró de que tenía una relación e hijos con otra mujer. Ahora, se turnan para verlo.

Una insólita consecuencia tuvo el violento robo que sufrió un chofer de Guaymallén de la línea 500 que fue baleado el lunes al iniciar el recorrido de su unidad.

Roberto Rodríguez, de 34 años, fue herido por un delincuente y se encuentra internado en el Hospital Central. Fue en ese lugar que durante el horario de visita descubrieron que el hombre tenía dos parejas, pero que ninguna sabía de la existencia de la otra.

El encuentro entre sus familiares desató un escándalo en los pasillos del hospital cuando las dos parejas del chofer se trenzaron en una pelea con goles y empujones.

En medio de trompadas, patadas e insultos, una secretaria del nosocomio que quiso separar terminó herida y un médico también fue agredido.

Finalmente las autoridades del nosocomio mediaron y dispusieron dividir los turnos para que reciba visitas y ordenaron que una de las mujeres vaya a la mañana y la otra a la tarde.