El caso se difundió en un audio de Whatsapp grabado por una maestra, en el cual pide ayuda para la niña y sus cuatro hermanitos.

Un nuevo caso de abuso infantil conmueve a Mendoza. Salió a la luz luego de que una docente difundiera un pedido de ayuda para un grupo de hermanos, una de los cuales -una nena de 11 años- está embarazada. Todos están al cuidado de sus abuelos.

La niña transita un embarazo producto -en principio- de la violación de su padrastro, que está detenido y a disposición de la Justicia junto a la mamá de la menor. Una fuente judicial informó que el hecho fue denunciado la semana pasada. “En los próximos días ambos podrían quedar imputados por este caso de abuso agravado”, confió la fuente y confirmó que el caso está en manos de Susana Sánchez, de la Fiscalía de Instrucción 3.

El aberrante hecho ocurrió en San Carlos y la niña, junto con sus cuatro hermanos de entre 1 y 12 años, fueron trasladados desde San Carlos y dejados al cuidado de sus abuelos, que son los familiares que de algún modo pueden hacerse cargo de la criaturas. Viven en una zona rural en el límite de Junín con Rivadavia.

Son cinco niños que han quedado a cargo de su abuelita; la mamá de los chicos está detenida porque su novio abusó de la nena de 11 años que ahora tiene un embarazo de cuatro meses”, explicó la directora de la escuela de Junín a la que los niños van desde esta semana, en un audio que grabó para el grupo de docentes que trabaja con ella pero que se viralizó rápidamente por Whatsapp. Allí, además de explicar el caso, la directora pide colaboración a las docentes con cuadernos, útiles, ropa, zapatillas.

La comuna de Junín intervino en el asunto desde la noche del miércoles. Así lo explicó el intendente Mario Abed a Los Andes: “Son niños que no pueden estar con su madre por una cuestión legal de la que no tengo mayor información, aunque ya está actuando la OAL para proteger los derechos de estos menores. Todos han quedado al cuidado de sus abuelos, que viven del lado de Rivadavia, en el límite con Junín. El problema es que estos abuelos ya tienen al cuidado a otros nietos y por eso les han faltado útiles, colchones y hasta ropa y calzado para los recién llegados”.

El intendente se mostró molesto con el audio grabado por la directora que viralizó el problema: “No es la manera de actuar; los directivos de las escuelas saben que hay organismos para dar intervención y también está el municipio al que se puede pedir ayuda, pero un audio en las redes sociales expande el problema y hay mucha gente que lo escucha pero luego no sabe si finalmente el asunto se solucionó o no; además, y lo más grave de todo esto, es que pueden vulnerarse derechos de los chicos”.

Los chicos tienen 1, 6, 8, 11 y 12 años; el menor y el mayor son varones y el resto nenas: “El más chico no está anotado en el Registro Civil y el más grande tampoco tiene documento”, confirmaron desde la comuna.

Hugo Martín, delegado en el Este de la DGE, comentó: “Se trata de una escuela rural pequeña, y el pedido de ayuda lo hace la directora que se sintió muy consternada por lo que le contó la abuela de los chicos cuando fue a inscribirlos”, explicó el funcionario y completó: “Lo importante es que la escuela ha hecho lo que marca el protocolo para estos casos: los chicos están inscriptos, están en clases y la Doaite (Dirección de Orientación y Apoyo Interdisciplinario a las Trayectorias Escolares) está interviniendo para evaluar la situación de cada uno de esos hermanitos”.

Valeria Rómolí, directora de Educación Primaria de la DGE, señaló que “luego de que se tengan los informes de la OAL y la Doaite se evaluará la mejor alternativa para que la nena siga adelante con sus estudios. Por estar embarazada podría ser que tenga clases en su domicilio por el resto del año, aunque eso es algo que se deberá acordar con la familia que está a cargo. Lo importante es que siga escolarizada”.

Se les debe permitir optar por el aborto terapéutico*

Un embarazo producto de un abuso afecta tanto la salud física como mental de la niña o adolescente. El problema es que, en muchos casos, pasa el tiempo, la gestación avanza y no le permiten acceder a un aborto terapéutico, como contempla la ley en estos casos. Lo que suele ocurrir es que después le quitan al bebé para darlo en adopción, porque no está en condiciones de criarlo.

Lo fundamental para evitar estas situaciones -también se han incrementado los embarazos adolescentes como consecuencia de abusos- es comenzar con educación sexual integral desde el nivel inicial, a partir de nociones sobre el cuidado del propio cuerpo, para que los chicos aprendan que nadie los puede tocar. Hay leyes nacionales y provinciales en este sentido que no se aplican y Mendoza está bastante atrasada en su implementación.

Pero también se debe considerar que el abuso es un delito gravísimo contra la integridad sexual y que el agresor debe ser castigado con todo el peso de la ley; algo que no siempre ocurre. El abusador, cuando es detenido, recupera la libertad en pocos años y la niña queda con el estigma para toda su vida.

*Nora Schulman: Comisión Argentina de Seguimiento de los Derechos del Niño

Fuente: Los Andes – Mendoza