El cuerpo estaba en un departamento, maniatado y con sangre en el rostro.

Gustavo Walter Roldán, un gendarme de 30 años fue encontrado muerto en su departamento ubicado en el Pasaje San Agustín 377 de barrio Alberdi.

El cuerpo del hombre estaba maniatado, con sangre en el rostro y fue hallado por un compañero que vivía con él. Según contó, se fue a trabajar a una pizzería cerca de las 20.30.

Es que su compañero de casa regresó de la pizzería alrededor de la 1.30 y no pudo ingresar al departamento. La puerta estaba trabada y tuvo que trepar por un balcón para poder entrar.

Cuando lo logró, halló a Roldán muerto sobre la cama. Tenía las manos atadas con un cable forrado y sangre en el rostro.

Al llegar la Policía Judicial no encontró en el cuerpo heridas de arma blanca ni de fuego, pero sí, un hematoma en el rostro y estaba atado de manos y pies. 

En el lugar, trabajó un servicio médico, quién constató la muerte

Por el momento, el hecho está caratulado como muerte de etiología dudosa y se esperan los resultados de la autopsia para determinar las causas de la muerte. 

Además, se está trabajando con las cámaras de seguridad de la zona para determinar si alguien ingresó al edificio.

Fuentes policiales consultadas por Clarín confirmaron que en su celular había mensajes “en los que coordinaba un encuentro con otro hombre”. Investigan ahora si, además de su cita, otras personas entraron al departamento, ubicado en Pasaje San Agustín 377.