El sobrepeso durante tiempos prolongados puede producir escoliosis.

Con la vuelta a clases, los chicos cargan sus mochilas en la espalda. Muchos, se trasladan con ese peso sin que sus padres adviertan las consecuencias para la salud. Los expertos lanzaron nuevos consejos para evitar furturos problemas. Recomiendan que la mochila pese en promedio el 10 por ciento del peso del cuerpo del niño y que en ningún caso la lleven por más de 15 minutos.

Según distintos estudios, uno de cada  tres escolares mayores de seis años llevan en cuadernos, libros y elementos escolares un 35 por ciento de su  peso total. Si un alumno pesa 25 kilos por lo general llevan alrededor de 9 kilos, cuando en realidad tendría que cargar un máxicmo de 3.

Para evitar el exceso de carga, es importante la prevención.  “El exceso de peso en las mochilas es un problema grave. Las mochilas muy pesadas no generan deformidad a corto plazo, pero traen alteraciones musculares que pueden causar dolor”, advirtió Andrés Ferrero, jefe del Programa de Escoliosis del Hospital de Clínicas, en Buenos Aires.

Entre las medidas preventivas, recomiendan regular la carga  llevando solo lo necesario regulada con ambas correas para que el peso resulte equitativo. Si la colocan muy arriba se van para adelante y muy abajo para atrás. Tiene que estar entre los omóplatos y la cintura.

Cuando los padres  observan  un chico con un hombro más alto que el otro o permanece con posturas alteradas hay que  consultar al traumatólogo.