La madre del joven tailandés de 22 años dijo que era adicto al teléfono móvil.

La adicción al celular es un problema moderno, que cada vez afecta a más personas. En general los trastornos que ocasiona son sociales, pero en este caso en particular, no poder dejarlo un rato terminó siendo fatal.

Thirawat Khuensungnoen, de 22 años, murió electrocutado por usar el teléfono mientras lo estaba cargando. El hecho sucedió en la provincia de Nakhon Ratchasima, en Tailandia, y la que encontró el cuerpo sin vida del joven fue su madre, Duangdeun.

Ella lo estaba esperando en un mercado para que la ayudara con el trabajo. Cuando vio que no llegaba, fue a buscarlo a la casa. No respondía, por lo que tuvo que forzar la cerradura para entrar.

La mujer encontró el cuerpo de su hijo en el suelo. Tenía el teléfono en la mano, y el cargador estaba enchufado. El dedo índice de la mano derecha se le había desprendido por la potencia de la descarga eléctrica.

“Era inusual que no llegara a la verdulería para ayudarnos a trabajar. Me preocupaba que estuviera enfermo o algo, así que pensé que debía ir a ver cómo estaba”, dijo la madre en declaraciones  reproducidas por The Sun.

La mujer afirmó que su hijo “era adicto a jugar con el teléfono, lo usaba demasiado“. La policía local informó que Thirabat murió electrocutado entre tres y cinco horas antes de que su madre encontrara el cuerpo.

La conclusión de los especialista fue que el joven murió debido a que estaba usando el teléfono mientras lo cargaba: “Esto puede causar que el teléfono se sobrecaliente y provoque un cortocircuito”, explicó uno de los expertos.