Los padres confesaron ser consumidores de cocaína. La madre lo amamantaba así que se sospecha que le pasó la droga por esa vía.

Un bebé de cuatro meses murió en el hospital San Roque de Paraná y según los estudios que le realizaron, constataron que tenía cocaína en la orina. El menor había ingresado sin signos vitales al hospital de Gualeguaychú. Los médicos lo reanimaron y trasladaron al San Roque para realizarle estudios más especializados pero el chiquito no lo soportó.

El subjefe de la Departamental de Policía de Gualeguaychú, Cristian Ormaechea,precisó que alrededor de las 18.30 de la víspera ingresó al hospital Centenario el pequeño sin signos vitales.

Tras un arduo trabajo de los médicos pudieron reanimarlo y fue entubado. “Los análisis dieron positivo de cocaína en orina, por lo que fue derivado al hospital San Roque de Paraná”, dijo el funcionario a los medios locales.

Sus padres de 35 y 36 años confesaron ser consumidores e cocaína. Aún se desconoce que pasos segurá la fiscal del caso con respecto a ellos.

Según se cree, como la mamá amamantaba al chiquito, se estima que la droga pudo haber llegado al bebé por esa vía.