La Justicia consideró no fue víctima de violencia de género y que tenía un vínculo con el joven asesinado. Con 19 años, es la mujer más joven en la historia del país en recibir esa condena.

Este martes Nahir Galarza fue condenada con 19 años a la pena de prisión perpetua por matar a Fernando Pastorizzo de dos disparos.

Después de tres semanas de juicio, la Justicia de Gualeguaychú consideró que “los tiros fueron intencionados y dirigidos” a terminar con la vida de la víctima y tuvo en cuenta como agravante la relación de pareja.

Tras la sentencia, Galarza se convirtió en la mujer más joven en la historia argentina en recibir la pena máxima en el país. 

“Este tribunal ha resuelto por unanimidad en condenar a Nahir Mariana Galarza a la pena de condena perpetua”, dijo el juzgado que leyó la sentencia. “Quedó destruida la hipótesis que sostuvo que los disparos se realizaron de manera involuntaria”, agregaron.  Y sentenciaron: “Entre ambos existía una relación de pareja”.


A pesar de la estrategia de la defensa -que planteó como atenuante la supuesta violencia de género de la que era víctima Galarza- la Fiscalía y la querella exigieron la prisión perpetua por la muerte del joven de 20 años.

Por su parte, Carla Pastorizzo, hermana de la víctima, dijo: “Siempre tuvimos confianza porque la labora de la fiscal siempre fue excelente. Las verdades salen a la luz tarde o temprano. Nosotros siempre confiamos en la Justicia“.

El hecho

El crimen de Fernando Pastorizzo ocurrió el 29 de diciembre de 2017 alrededor de las 5 de la madrugada.

Unas horas más tarde, Nahir confesó haber sido la autora de los dos disparos con el arma reglamentaria de su padre. Sin embargo, en una segunda declaración sostuvo que había sido un accidente.

Finalmente, en una tercera versión dijo que su novio fue el que había tomado el arma, la cual se accionó de forma involuntaria en medio de una discusión.