Era la única que compartía la vivienda con el futbolista. Un retrato de la hermana del delantero, inmortalizó la espera más sentida.

Los últimos 14 días fueron eternos para la familia y amigos de Emiliano Sala. Los minutos se hicieron horas, y la espera profundizó la angustia.

El domingo, la novedad del hallazgo de los restos del avión que trasladaba a Sala, en la profundidad del Canal de la Mancha, cerró una etapa, para abrir otra más dolorosa.

Romina Sala, la hermana del futbolista, fue quien se puso al hombro el operativo de búsqueda. Algunas horas antes de confirmarse la aparición de la aeronave, hizo un posteo, que sintetiza la espera más angustiante.

La perra de Emiliano, mirando el atardecer desde un gran ventanal fue el retrato que eligió Romina, con la leyenda: “Nala también te espera…”. 

Nala es la mascota que acompaño a Emiliano desde septiembre de 2015 y eran inseparables. Lejos de su familia y afectos, el futbolista se aferró a “Nala”. El Instagram del futbolista fue testigo del tiempo compartido.