El piloto adolescente rompe los esquemas y, tras haber incursionado en la Fórmula Metropolitana cuando se despedía de sus 14 años, decidió dar un salto de calidad y asomar en la categoría escuela del automovilismo argentino

La última vez que un chico de 15 años arrasó con los grandes fue Esteban Guerrieri, cuando en 2000 se consagró en la vieja Fórmula Renault 1.6 y se convirtió en el monarca más joven de la historia de la categoría, récord que aún sostiene.

En el presente, casi dos décadas después de aquella hazaña, el corredor de San Miguel Otto Fritzler debutará en la renovada Fórmula Renault 2.0 y será el benjamín de la pista, en el trazado de Termas de Río Hondo, Santiago del Estero.

Fritzler nació el 7 de febrero de 2003 en Bella Vista, Noroeste del Gran Buenos Aires, y desde su primera infancia que vive arriba de un auto de carreras, con pasos notables por la Copa Rotaxde Karting, en la cual brilló, y un precoz debut en la Fórmula Metropolitana, a la que llegó con 15 años recién cumplidos. No pudo presentarse antes, ya que el reglamento señala que no se puede correr a los 14. Pero una vez cumplida la edad indicada por esa divisional, compitió, hizo podios y pelea actualmente el campeonato Metro.

Ahora los desafíos son aún más grandes y el adolescente, con su cara de niño aunque mirada voraz por las ansias de triunfos, pretende hacer historia en la Fórmula Renault y alcanzar el récord de Guerrieri, que estuvo a punto de llegar a la Fórmula 1 y es uno de los embajadores del deporte motor criollo en el mundo, contemporáneo a José María López.

El adolescente es uno de los niños prodigios del automovilismo y se suma a la lista reciente de debutantes menores de 16 años en categorías nacionales, que tiempo atrás abrió el salteño Esteban Cístola, al presentarse en 2017 en Turismo Pista con 15 años y 9 meses.

Otto debutará con un monoposto del Croizet Racing y no pudo ocultar su emoción por tamaña responsabilidad de correr con mayoría de chicos mayores de 17 años, con lo cual destacó, con su voz de niño: “Es una oportunidad única, porque es una categoría que sabe lo que es proyectar pilotos a los más altos niveles de nuestro automovilismo y, obviamente, significa un gran paso en mi carrera deportiva. Nuestro principal objetivo es sumar experiencia, conocer a fondo este tipo de autos y poder hacer un buen papel. Siento que voy a cumplir un sueño muy grande”.