La Selección no puede imponer su juego, los europeos dominaron las dos pinturas y se llevaron un triunfo inobjetable: 95-75.

La Selección Argentina de básquetbol cayó ante España por 95-75 en la final del Mundial de básquetbol que se celebró en China.

El conjunto nacional no pudo repetir las actuaciones que venía teniendo y se encontró contra un rival superior, que marcó las pautas del partido y se llevó un triunfo inobjetable.

España confirmó su favoritismo en la previa y fue superior en la final. Se impuso claramente en las dos pinturas, dominó los rebotes y le impidió a la Argentina imponer su ritmo.

El plan para detener a Luis Scola funcionó a la perfección: la estrella argentina no sumó y recién logró una canasta en el último cuarto, con una desventaja de 59-76. Y Facundo Campazzo tampoco tuvo su día. Y en el básquetbol, a diferencia de otros deportes, es imposible ganar jugando mal. Por el contrario, en España se destacó principalmente Marc Gasol, pero hubo varios puntos altos.

El conjunto nacional tampoco encontró respuestas desde afuera. La final se fue transformando en una misión imposible porque los de Hernández no hallaron nunca un oasis que les habilitara una ilusión.

Apenas en el último cuarto, en un rapto de inspiración y con España en una leve meseta, la desventaja se redujo a 12 puntos. España gobernó el juego y también el aspecto emocional. Y fue un vencedor inobjetable.

EL DESARROLLO, CUARTO POR CUARTO:

España vence 23-14. El conjunto europeo impuso su nivel, su ritmo y, por el momento, Argentina no logra dominar a base de su juego en equipo. Cuando se hizo fuerte en defensa y corrió, los números le dieron a favor. Nico Brussino metió 8 puntos.

España vence 43 a 31. El conjunto europeo se mantiene por encima del nivel argentino. El equipo de la Oveja Hernández no logra hacerse fuerte en defensa. ¿El dato? El conjunto español tomó 26 rebotes y Argentina 15. Hasta el momento, el máximo anotador nacional es Nicolás Laprovittola con 9.

Marc Gasol impone su jerarquía y domina en las dos pinturas. Scola no logra imponerse y arranca el segundo tiempo sin puntos. España saca una ventaja de 21 y los rebotes también hablan: 38-19.

Argentina tiene un buen arranque y encuentra un oasis. Por primera vez encuentra respuestas desde afuera y España entra en una meseta. La diferencia se acorta a 12 puntos. No es suficiente para ilusionarse.