Así lo determinó una comisión especial, cuyo informe final será entregado a fin de mes al ministro de Defensa, Oscar Aguad. Las conclusiones más relevantes y las hipótesis que descartaron

“Recibimos una información del embajador en Austria sobre un evento anómalo, singular, corto, violento y no nuclear consistente con una explosión”. Las palabras del vocero de la Armada, Enrique Balbi, el 23 de noviembre pasado, sirvieron para acabar con cualquier esperanza, pero al mismo tiempo hicieron pensar en que los 44 tripulantes del Submarino ARA San Juan al menos no habían sufrido.

Sin embargo, el informe final que será entregado a Oscar Aguad a fin de mes, es decir cinco meses después, sugerirá lo contrario: que fueron horas de una pelea intensa por sobrevivir antes de que la nave se perdiera en el fondo del mar.

El documento, cuyos algunos extractos difunde el diario La Nación, surge de las conclusiones que sacaron expertos analizando casos anteriores, la experiencia de quienes repararon el submarino por última vez y de las personas que con la Organización del Tratado de Prohibición de Ensayos Nucleares que detectó la “anomalía hidroacústica” el 15 de noviembre pasado.

¿Qué es lo más importante del informe?

Se estima que todo comenzó con un incendio en el tanque de baterías ubicado en la proa, y que habría sido provocado por la entrada de agua a través del snorkel. Eso hizo que el ARA San Juan saliera a superficie, de noche, y en medio de una tormenta, para sacar el humo y el hidrógeno, una tarea que podría haber llevado horas.

Cuando ese objetivo se cumplió, se decidió ir a inmersión para navegar hacia Mar del Plata y seguir trabajando en las reparaciones. El reporte sugiere que en algún momento se habría reavivado el incendio o desatado uno nuevo. Y entonces una nueva explosión habría generado descontrol, afectó el “sistema de gobierno” de la embarcación, que se habría ido hasta el fondo.

Entonces, aquella explosión detectada a mediados de noviembre habría sido en realidad una implosión.

Más pistas descartadas:

 El submarino estaba en condiciones de navegar sumergido con seguridad, de acuerdo a las pruebas previas que se realizaron antes de salir a navegar. En ese sentido, descartaron como causal del hundimiento fallas de mantenimiento o de la reparación de media vida.

 Descartaron “completamente” que haya sido embestido por otro barco estando en superficie. El argumento es que se habría hundido la otra nave en lugar del submarino, ya que el casco es muy duro para soportar grandes presiones de agua y explosiones durante una eventual guerra.

 Tampoco fue torpedeado por otro barco o submarino, teniendo en cuenta que no se registró ninguna explosión equivalente. Y descartaron la presencia de un submarino inglés, tal como habían denunciado familiares de algunos de los tripulantes.

 Niegan el documento que se envió a Diputados con coordenadas cercanas a Malvinas, porque siempre navegó dentro de la zona de exclusión. El submarino estaba en un área de patrulla detectando pesqueros ilegales y en una zona cercana a donde estuvieron en julio.

 Nunca se pidió socorro ni algún tipo de apoyo y todas las comunicaciones transmitieron tranquilidad. Y destacan que si el ARA San Juan hubiera estado en situación crítica y con intención de comunicarse, habría utilizado también las frecuencias de emergencia que tienen todos los barcos, cosa de la que no quedó registro alguno.

La aclaración de Defensa

“El Ministerio de Defensa, a cargo de Oscar Aguad, informa que la comisión investigadora ad honorem creada por la cartera para investigar lo sucedido a bordo del submarino ARA San Juan aún no concluyó su informe y que en los análisis preliminares no se hace referencia alguna a que los 44 tripulantes hayan agonizado. Por el momento, los especialistas encargados de la investigación a requerimiento del ministerio no finalizaron su informe. El ministerio está comprometido a llegar al fondo de la investigación, obtener toda la información sobre el suceso y velar por el respeto ante el dolor de los familiares de la tripulación y la sensibilidad que el episodio genera en toda la sociedad. Por tal motivo, los datos y conclusiones a los que arribe la comisión creada con el sólo fin de llegar a la verdad de lo sucedido serán dados a conocer una vez que el informe esté finalizado” (comunicado difundido por el Ministerio de Defensa, a cargo de Oscar Aguad).