Brisa Méndez fue encontrada asesinada, con signos de abuso sexual, en la casa de su tío paterno. La sepultó con una pala que le pidió prestada a la mamá de la nena “para sacar plantas de marihuana”.

“A las 11, desde la guardería al frente de la estación, salimos a entregar copias con la foto de mi sobrina casa por casa. Los que puedan colaborar, muchas gracias”. Ese fue el último mensaje que Matías Mendéz publicó en su perfil de Facebook el viernes a las 6 de la madrugada. Sin embargo, Brisa llevaba dos días muerta y él lo sabía: estaba enterrada en su patio.

Todo comenzó este miércoles, en Derqui, partido de Pilar. Cerca de las tres de la tarde, la adolescente de 13 años salió de su casa para hacer unas compras para su mamá embarazada. Una hora más tarde, la mujer empezó a inquietarse porque su hija no regresaba. La fue a buscar al comercio al que había ido y descubrió que nunca había llegado. Alguien la había interceptado en el camino.

La policía la buscó durante dos días hasta que la encontraron enterrada el viernes por la tarde bajo un montículo en la casa de Méndez, hermano de la mamá de Brisa. La nena estaba envuelta en una sábana, desnuda de la cintura para abajo.

Según las primeras exámenes forenses, la nena fue asfixiada por sofocación, es decir, que el asesino le tapó la boca y la nariz hasta que dejó de respirar.

Además, los médicos advirtieron que tenía un golpe importante en la cara, signos de defensa y ataduras en los tobillos realizadas post mortem. Creen que el femicida la ató para mover el cuerpo con mayor facilidad.

La autopsia determinará si seguía viva cuando fue sepultada por su tío.

Posteos en Facebook

El mismo día que desapareció, Méndez hizo varios posteos en la red social con memes y chistes. Pasadas las siete de la tarde, compartió una escena de la película de “El Lobo de Wall Street”. Recién una hora después comenzó con los mensajes en los que pedía por su sobrina desaparecida.

Si alguien la ve o algo por favor avisen. Salió a las 15 y no volvió. Es mi sobrina, está desaparecida. Es de Puerto Derqui, salió con esa remera de egresados y una calza. Se llama Brisa Mendéz”, publicó junto a una foto de su sobrina.

Al día siguiente, volvió a pedir: “Compartan por favor, tiene que aparecer. Ya pegamos fotos por todos lados, salió en el diario y las cámaras”.

El último pedido apareció este viernes a la madrugada. Esa misma tarde fue detenido.

Una pala “para sacar plantas de marihuana” y el mensaje que lo hizo caer

Vanesa Méndez, madre de la nena asesinada, contó que su hermano le había pedido prestada una pala “para sacar las plantas de marihuana que tenía en su casa” y que ella nunca pensó que podía ser para enterrar a su hija.

Matías Mendéz, señalado por el crimen de su sobrina, detenido. (Foto: Policía).
Matías Mendéz, señalado por el crimen de su sobrina, detenido. (Foto: Policía).

“No tengo palabras y pido justicia para mi hija. Ella había pedido salir para hacer compras y nunca regresó. Y las cámaras de seguridad nunca la vieron salir de la zona. Pido justicia y que se pudra en la cárcel“, dijo la mamá de Brisa a Crónica TV.

Me mandaba mensajes al celular para que me tranquilice porque la nena iba a volver porque se fue por la culpa de su papá”, dijo sobre Méndez. “No entendemos por qué hizo algo tan cruel”.

Ese mismo día, a las 12.08, la abuela de la adolescente recibió un mensaje de la aplicación Messenger, en la que supuestamente la menor le escribió: “Estoy lejos, no voy a volver, papá no me quiere, me hace cosas“, indicó Télam.

Como el teléfono de Brisa no tenía chip y solo podía usarlo conectado a una red WiFi, el fiscal de la causa, Gonzalo Acosta, solicitó de manera urgente, y a través del Ministerio de Seguridad, que Facebook informara la dirección IP desde donde había sido emitido ese mensaje.

La red social informó que había sido transmitido desde un domicilio ubicado en la calle Iparaguirre al 700, donde hay tres viviendas, entre ellas la del tío de la víctima.