En el marco del Día Mundial sin Tabaco, que se celebró el viernes último, más de 50 organizaciones adhirieron a una declaración para solicitar la prohibición de todo tipo de publicidad, promoción, patrocinio de los productos de tabaco, incluyendo la exhibición de productos y la adopción del empaquetado neutro.

El documento fue elaborado por iniciativa de la Coalición Argentina de Control de Tabaco (CACTA), red de la que Fundación Interamericana del Corazón Argentina (FIC) es miembro, y será entregado ante autoridades del Poder Ejecutivo Nacional y del Poder Legislativo.

Las organizaciones denuncian que las empresas de cigarrillos aprovechan los canales que la normativa vigente (ley Nø 26.687) no regula para seguir promocionando sus productos perjudiciales para la salud y, por eso, piden que el Estado avance con una ley nacional más restrictiva y conforme a las recomendaciones internacionales. Un ejemplo de un canal no regulado es la exhibición de paquetes de cigarrillos en kioscos y eventos, eje que es explotado por las tabacaleras en todo el país. A través de esta estrategia, las empresas ponen a la vista de sus actuales y potenciales consumidores toda su línea de productos, que se destacan por sus empaquetados llamativos, coloridos y con recursos gráficos que atraen la atención y opacan las advertencias sanitarias.

“La exhibición de productos incentiva el consumo, especialmente en niños, niñas y adolescentes y favorece la naturalización de los cigarrillos. Lo mismo sucede con el marketing directo enfocado en adolescentes: las empresas montan stands en festivales de música donde buscan captar a un público joven, les toman los datos y luego hacen campañas de e-mail marketing. Son estrategias diseñadas a medida de cada público que las empresas se proponen captar. Necesitamos que la normativa se adapte a los estándares y regule de forma completa la publicidad, promoción y patrocinio de productos de tabaco”, indicó Marita Pizarro, codirectora ejecutiva de FIC Argentina.

Además de estas acciones que no son alcanzadas por la ley vigente, las empresas violan regularmente la normativa. Así lo reflejaron diversos relevamientos realizados por FIC Argentina donde se observó que las tabacaleras organizan concursos, usan máquinas expendedoras, entregan muestras de productos y combos promocionales, a pesar de estar prohibido por la regulación. “El Estado debe monitorear el cumplimiento de la ley vigente y sancionar a las empresas cuando corresponda. De lo contrario, la ley es letra muerta y la salud de la población queda librada a las decisiones de estas empresas que sólo buscan su rédito económico”, concluyó Pizarro.