Una vecina filmó al pequeño, que se encontraba entre una red y una persiana totalmente cerrada. El nene, de no más de 4 años, quedó expuesto a condiciones climáticas adversas que hicieron peligrar su vida.

Una situación por demás irregular comenzó a circular este miércoles en las redes socialescuando una vecina del jardín de infantes Jugarte, en Gerli, logró filmar cómo un nene fue abandonado en un balcón, entre una reja de seguridad y una persiana.

El insólito hecho se viralizó a través de las redes sociales, y los medios de comunicación dieron cuenta del hecho. En la filmación se ve al nene caminar de un lado al otro del estrechísimo balcón mientras canta una canción, sin que nadie saliera a buscarlo.

Como hacía más de 30 grados y nadie salía a buscar al nene, un vecino, que atiende una parrilla en las inmediaciones, llamó a emergencias y un móvil se acercó al jardín. “Uno de los muchachos llamó al 911 y golpeamos en el jardín. Por momentos no salía nadie. No salió nadie. Esto duró unos cinco minutos“, le contó a América Noticias.

La responsable del jardín permitió el acceso a la policía, y más tarde explicó que la persiana tiene un orificio por donde el pequeño logró escabullirse, hecho que fue verificado tanto por los agentes como por la familia, ante la posibilidad de que se sospechara de la existencia de maltratos hacia el menor.

“La persiana tiene un pedazo abierto. Lo pudieron constatar los familiares del niño. Se les explicó y tienen apoyo de la institución. Desde la imagen no se llega a ver. Lo constataron los familiares. El lugar tiene rejas hasta arriba por lo que no podía pasar nada. El nene no tenía que estar allí y había una persona con ellos. No era que estaba solo”, dijo la mujer al mismo noticiero, y aseguró que la situación fue aclarada ante los familiares, que seguirán llevándolo allí.

Este jueves por la mañana, el abogado de la institución, aclaró que el Jardín no es una guardería sino un “jardín de arte”, es decir un instituto registrado como tal en la municipalidad de Avellaneda que se dedica a la enseñanza de artes plásticas.

Asimismo, el letrado agregó que la situación duró “pocos segundos” al tiempo que negó que el menor haya corrido ningún tipo de riesgo de vida o de salud. El representante también subrayó que todo lo relatado por los vecinos del jardín en los medios de comunicación “es mentira” que el único problema por el que se suscitó toda esta situación es porque la persiana se traba al subirla.