El acto de amor y verdadero heroísmo ocurrió en una comisaría de Mar del Plata; la uniformada fue madre hace nueve meses

Para realizar un acto heroico no hacen faltan músculos, disparar un arma o intervenir en un crimen. Simplemente, con darle de comer a quien lo necesita alcanza. Eso hizo Leila Ayelén Díaz, una joven policía de Mar del Plata, que amamantó y logró calmar el hambre y un ataque de llantos de una beba de apenas cinco meses que fue retenida por los oficiales del Comando de Patrullas Centro durante un operativo.

El acto de amor y verdadero heroísmo fue retratado por Matías Bravo, un compañero de Díaz. A las pocas horas de compartir la foto en Facebook, se viralizó la imagen de Díaz dándole la teta a la criatura en la comisaría junto a un mensaje de celebración por el gesto de su colega.

“Llegué con mi móvil a dar apoyo en un hecho. Inmediatamente vi que otra compañera venía caminando de Brown y Santa Fe con un cochecito de bebé y otro con otro nene en brazos de aproximadamente 5 años”, relató Díaz al portal local 0223.

Entonces la joven policía decidió hacerse cargo de la beba y de su hermanito para que la oficial continuase con su labor. Mientras tanto, los efectivos que los acompañaban le acercaron comida al niño de 5 años.

Como hacía mucho frío esa noche, Díaz y Brazo llevaron a los pequeños hermanos hasta la comisaría hasta que llegase el personal de minoridad. “Llegamos y la bebé estaba toda mojada porque se había pasado de pis”, aseguró Díaz.

Según la uniformada, la beba “se puso a llorar y no sabíamos cómo calmarla. Entonces decidí amamantarla”. Como ella tiene un bebé de apenas 9 meses todavía está en periodo de lactancia. “Fue un momento muy emocionante para todos;es algo que me salió de adentro”, dijo. Luego, los hermanitos fueron entregados al personal de minoridad.