Las fuertes lluvias siguen complicando a las provincias de Chaco, Santa Fe, Entre Ríos y Corrientes, en medio de un fenómeno que ya se cobró la vida de 4 personas. Para colmo, el SMN advirtió que el mal clima continuará

Como consecuencia de las inundaciones provocadas por las lluvias que se registraron en los últimos días en ChacoSanta FeEntre Ríos y Corrientes, la cantidad de evacuados subió a 3 mil, en medio de un fenómeno que ya se cobró cuatro muertes.

Según autoridades locales y la Cruz Roja Argentina, la situación “está normalizada” enSantiago del Estero, donde falleció un nene que fue golpeado por una rama cuando circulaba en moto con su papá, así como en el este de Tucumán, en el que también habían caído varios milímetros de lluvia y cientos de personas tuvieron que abandonar obligatoriamente sus hogares. También en la localidad correntina de Paso de los Libres, donde se produjeron los otros tres decesos, entre ellos el de una mujer y su hija.

“La emergencia más fuerte está por ahora en las provincias de Santa Fe, Chaco, Corrientes y Entre Ríos”, explicó Rodrigo Cuba, director nacional de Respuesta a Emergencias y Desastres de la CRA, quien precisó que en Santa Fe hay unos 200 evacuados, mientras que enChaco el número ronda entre 1.300 y 1.400, sumado a Corrientes y Entre Ríos, que cada una aportaron alrededor de 800 personas que tuvieron que marcharse de sus casas.

Cuba alertó que en Entre Ríos hay complicaciones en las zonas cercanas a la ribera del río Uruguay, que “está subiendo de manera progresiva y casi llega al nivel de la evacuación”. Además, confirmó que trabajan para asistir a los evacuados en pos de evitar “enfermedades vectoriales, dérmicas y todo tipo de afecciones transmisibles”.

“El acumulado para las regiones del Litoral y el Noreste del país es de 480 milímetros y se estima que caerá más agua en los próximos días”, anticipó el dirigente. Hasta el momento, durante enero cayó en Chaco un estimado de 472 milímetros de agua, cifra que rompió el récord de los últimos 66 años para ese mes en la provincia.

Por otro lado, las Fuerzas Armadas coordinaron para brindar su ayuda en las provincias afectadas, en pos de trasladar a los evacuados y distribuir alimentos en los sectores dónde se necesite. Según fuentes oficiales, también se intensificaron los trabajos para reparar puentes y rutas socavados por la fuerza de la crecida de los ríos y arroyos.

Por este motivo, tanto en ChacoCorrientesSanta Fe y Santiago del Estero, el EjércitoPrefectura y Gendarmería implementaron cuadrillas, vehículos y medios especiales para facilitar el transporte y la distribución de alimentos a los centros de evacuados. A su vez, desde el Ministerio de Salud y Desarrollo Social de Nación, se han enviado suministros básicos para ser distribuidos a la población afectada de Chaco y Corrientes.

En Corrientes se encontraba cortada la ruta nacional 12, a la altura del kilómetro 874 en la localidad de 9 de Julio, producto del socavamiento del alcantarillado, a la vez que Vialidad Nacional trabajaba en la reparación del lugar. Asimismo, Gendarmería otorgó su ayuda en materia de control y la pertinente señalización sobre la ruta nacional 123, en la intersección con la ruta nacional 14 y a la altura de Mercedes, con el fin de evitar la sobrecarga de vehículos en el puente sobre el río Miriñay.

Para completar un panorama poco alentador, el Servicio Meteorológico Nacional (SMN) adelantó que las lluvias continuarán afectando las zonas complicadas durante los próximos días y no descartó la posibilidad de ráfagas y granizo.