Con la conducción de Horacio Lucero

Viernes 15 de diciembre | 03:19

De lunes a viernes
de 6 a 8 de la mañana
Domingos de 9 a 13

Probaron con éxito el primer páncreas artificial argentino

Los investigadores realizaron las pruebas en pacientes con diabetes tipo 1 a partir de un control de la insulina con un algoritmo.

Un grupo de investigadores argentinos presentó hoy las primeras pruebas exitosas de un páncreas artificial en pacientes con diabetes tipo 1, un sistema de control de glucosa en sangre único en Latinoamérica que administra la insulina en base a un algoritmo matemático.

Del estudio participaron investigadores del Conicet, de las universidades de La Plata y Quilmes y del Instituto Tecnológico de Buenos Aires (ITBA), además de la sección de diabetes del Servicio de Endocrinología del Hospital Italiano.

El páncreas artificial está compuesto por tres elementos: un monitor de glucosa (azúcar), una bomba de insulina y un celular en el que funciona el ARG -Automatic Regulation of Glucose o Regulación Automática de Glucosa-, el algoritmo que desarrollaron los científicos y que se encarga de informarle a la bomba cuándo y cuánta insulina debe aplicarle al paciente.

“El algoritmo mejora notablemente la regulación de insulina. Normalmente el paciente tiene que calcular la cantidad que debe administrarse en base a lo que va a comer, pero con este mecanismo eso ya no sería necesario”, explicó el ingeniero Ricardo Sánchez Peña, director del proyecto e investigador del Conicet.

Las personas que utilizan bombas de infusión de insulina subcutánea destinan mucho tiempo en calcular y programar la insulina que necesitan y, muchas veces, sufren hipoglucemias (azúcar baja en sangre) o hiperglucemia (azúcar elevada en sangre) como consecuencia de cálculos imprecisos u otros imprevistos, explicó el especialista.

La prueba consistió en internarlos durante 36 horas, tiempo durante el que se desentendieron de la enfermedad mientras los médicos monitoreaban constantemente sus niveles de azúcar.

“La alegría de no tener que estar tan atenta todo el tiempo a tu salud es única. Con la bomba de insulina dejé de despertarme en hospitales. Ahora espero que este desarrollo continúe”, dijo Sánchez Peña con una sonrisa.

Comentarios

Comentarios