La policía detuvo al hombre rionegrino cuando manejaba en medio de la ruta y descubrió lo inesperado.

La policía de Cipolleti detuvo el último jueves a la madrugada, un Renault 12 naranja que parecía estar transportando mucho peso en su interior.

Tras obligar al conductor a detener el vehículo, los efectivos policiales descubrieron que la sobrecarga que el automóvil traía consigo eran los 19 chivos vivos distribuidos entre los asientos y el baúl.

El hombre explicó a la policía que habían sido un regalo de su suegro y no tenía otra manera de hacer el traslado. Luego de algunas horas detenido, el conductor, su Renault 12 y los casi veinte chivos pudieron continuar su viaje.