El hecho llamó la atención de los vecinos del barrio, quienes se acercaron al lugar para observar los huesos humanos

Una vecina de Quilmes vivió un momento verdaderamente desagradable, cuando el lunes pasado salió a la puerta de su casa y encontró una bolsa con restos óseos humanos, entre los que sobresalía un cráneo, por lo que llamó al 911 para denunciar el hallazgo.

El hecho llamó la atención de los vecinos del barrio, quienes se acercaron al lugar para observar los huesos humanos que fueron arrojados en la calle Corrientes, entre Marconi y Madame Curie.

La propietaria de una de las viviendas de esa cuadra salió, como todas las mañanas, para hacer las compras.

Fue en ese momento que, frente a su propiedad, observó una bolsa con extraños objetos y se acercó para ver qué era.

El espanto se apoderó de la mujer al constatar que lo que había dentro eran huesos humanos, entre los que pudo identificar un cráneo y lo que parecía ser un fémur. Shockeada, la mujer dio aviso rápidamente a la policía y un móvil llegó a los pocos minutos.