Una de las personas que lo trasladaba para arrojarlo se tropezó y le provocó graves lesiones en la cervical. El joven fue operado y se recupera.

Lo que debía ser un doble festejo para un joven de Paraná, Entre Ríos, terminó en un drama. Ignacio “Nacho” Gómez cumplió años el 1° de enero y, mientras celebraba sus 28 y la llegada del Año Nuevo, trataron de hacerle una broma pesada que terminó muy mal. Mientras lo llevaban para tirarlo a la pileta una de las personas que lo trasladaba tropezó y terminó lesionándolo, según pudo saber TN.com.ar.

La persona que cayó se apoyó sobre él, en un movimiento que le hizo golpear la cabeza presionando contra su pecho. La caída le provocó graves fracturas en la región cervical. Fue operado de urgencia en el hospital San Martín de la capital entrerriana, donde se recupera de las lesiones.

Ignacio es un activo participante de la comunidad católica y de la Parroquia Santa Rafaela María, desde donde pidieron cadenas de oración para su rápida recuperación.

Su papá, Guillermo Gómez, explicó en diálogo con radio LT 14 que tras la lesión su hijo se desesperó porque no podía mover las piernas. Rápidamente fue derivado al hospital local, donde lo operaron con éxito.

El hombre explicó que la intervención duró más de cuatro horas y que fue complicada, ya que tuvieron que acomodarle las vértebras que se habían desfasado. Además le hicieron un injerto de un hueso que sacaron de la cadera. Aclaró que aunque había un alto riesgo de que tuviera consecuencias, los médicos verificaron que la médula estaba bien y que no había sufrido lesiones.

El joven sigue en terapia intensiva y se espera que sigue allí por al menos dos o tres días más. Luego los médicos analizarán si pasa a una sala común y cómo será su rehabilitación.

Fuente: TN