El equipo de Ariel Holan quiere seguir haciendo historia, tal como realizó en la Sudamericana ante Flamengo. Igualó en la ida 1 a 1 y si empata manda la definición de esta contienda al alargue y luego, de ser necesario, a los penales. Desde las 21.45, por FOX SPORTS

Nuevamente en Brasil, Independiente irá por un título. Como en diciembre, cuando la igualdad ante Flamengo en Río de Janeiro le alcanzó para alzar la Copa Sudamericana, pero esta vez en Porto Alegre, frente a Gremio y por la Recopa, tras el 1 a 1 que se registró la semana pasada en Avellaneda. Como los goles de visitante no tienen valor adicional en la definición, otro empate -por cualquier marcador- llevará el desenlace a un alargue de 30 minutos, y en caso de que durante la prórroga la eventual paridad subsista, los tiros desde el punto del penal dirán si el Rojo puede conquistar la corona internacional número 18 o si el trofeo queda en manos del último campeón de la Copa Libertadores.

Desde las 21.45, por Fox Sports, Independiente asumirá un compromiso difícil, contra un rival que jugará en su tierra y que cuenta con sólidos argumentos futbolísticos. En la ida, el conjunto de Ariel Holan cometió errores que lo condicionaron. Uno de ellos, el de Amorebieta en el gol de Gremio, convertido por Luan. Y otro, poco después, el de Gigliotti, quien por un golpe a Kannemann se fue expulsado a los 27 minutos del primer tiempo, cuando el VAR, que hoy también estará presente, entró en acción. La guapeza y la entrega del equipo permitieron que, pese a estar en inferioridad numérica, Independiente llegara al gol y se bancara con admirable personalidad el desarrollo del encuentro. Los aplausos de los hinchas reconocieron el esfuerzo de los futbolistas, y en la despedida quedó flotando la esperanza de que el grupo vuelva a sacar pecho en la revancha.

Gremio controló la pelota en su visita al Libertadores de América -sobre todo en la segunda etapa-, pero no supo desequilibrar de tres cuartos de cancha hacia adelante. Le faltó chispa, careció de imaginación y, así, llegó pocas veces con posibilidades concretas de romper el 1-1. Hoy veremos si corrige ese defecto, aunque también deberá tomar recaudos, porque el adversario no suele refugiarse en su sector defensivo y, con espacios, es capaz de lastimarlo.

La victoria ofrece un premio grande. Gremio espera recibirlo y disfrutarlo junto a su gente, e Independiente quiere repetir el plato que saboreó hace poco más de dos meses en el Maracaná y sumar una copa más que lo iguale a Boca en cantidad de títulos.

ASÍ LLEGAN LOS EQUIPOS

EL RELATO Y LAS FORMACIONES