Cuatro de los doce menores ya se encuentran en el hospital.

Cuatro de los doce niños atrapados junto a su monitor desde hace dos semanas en el interior de la cueva Tham Luang, situada en el norte de Tailandia, han logrado salir y se hallan a salvo, según han informado fuentes oficiales. Todos los niños rescatados han sido evacuados con destino al hospital general de Chiang Rai, donde aguardan ansiosos los padres de los menores. Una ambulancia también ha abandonado con las luces de emergencia encendidas y a gran velocidad el monte donde está la entrada de la gruta.

Médicos tailandeses y oficiales de policía evacúan al primer niño rescatado de la cueva
Médicos tailandeses y oficiales de policía evacúan al primer niño rescatado de la cueva (Rungroj Yongrit / EFE)

Según ha anunciado en rueda de prensa Narongsak Ossottanakorn, gobernador de Chiang Rai y portavoz oficial de los efectivos de rescate, los niños están en buen estado de salud y la segunda fase del rescate comenzará este lunes, ya que necesitan al menos entre 10 y 20 horas para reponer las bombonas de aire comprimido colocadas a lo largo de la travesía, que dura cinco horas de ida y seis de regreso con cada niño. Narongsak no ha querido revelar los nombres de los rescatados ni su edad.

El portavoz ha afirmado que los niños han tenido que bucear durante un kilómetro y que los buzos han realizado un par de paradas hasta la entrada de la cueva para comprobar que los menores estaban bien. En total, han participado en la operación 90 buceadores, 50 internacionales y 40 tailandeses.

Trabajadores del operativo de rescate sonríen después de l rescate de los primeros niños
Trabajadores del operativo de rescate sonríen después de l rescate de los primeros niños (Linh Pham / Getty)

Los primeros en salir han sido los niños que estaban más sanos, según ha anunciado el portavoz y recoge la agencia Ap.

El primer rescatado salió de la gruta a las 17.40 hora local (10.40 GMT) y el segundo diez minutos después, mientras los otros dos se demoraron más de dos horas. Esta primera operación de evacuación transcurrió más rápido de lo que previeron esta mañana las autoridades.

Durante la misión se utilizan máscaras especiales que cubren toda la cara y les permite respirar de manera natural, además de comunicarse con los equipos de salvamento.

Algunos periodistas que han estado esperando en la zona han tuiteado algunas imágenes de helicópteros abandonando el lugar.

Buzos de las tareas de rescate
Buzos de las tareas de rescate (AP)

La amenaza de fuertes lluvias ha precipitado que este domingo empezara la complicada operación de rescate para sacar a los menores y a su monitor. Por suerte, los buzos se han encontrado en la ruta con mejores condiciones de las que se esperaban, por eso se ha acelerado el proceso de rescate.

Los niños, la mayoría de los cuales no saben nadar, han estado acompañados en todo momento por dos profesionales que son los que llevan las bombonas de oxígeno. En total se han movilizado 18 rescatistas. Trece han llegado desde el extranjero para participar en las operaciones, mientras que los cinco restantes son expertos de élite de la Marina tailandesa. Los chicos han recibido dentro de la gruta un curso intensivo sobre el manejo de los equipos de inmersión.

La ruta que deben recorrer para salir de la cueva es complicada incluso para los experimentados. Cabe recordar que un buzo experto falleció en los trabajos de rescate previos, al quedarse sin oxígeno. Más de cuatro kilómetros de estrechos pasadizos por donde tendrán que bucear túneles inundados, superar desniveles y cubrir largas caminatas entre corrientes de agua y rocas, son las dificultades de la misión de salvamento.

Varios agentes de policía rodean la zona
Varios agentes de policía rodean la zona (Linh Pham / Getty)

El pasado 23 de junio, los integrantes de un equipo de fútbol compuesto por doce niños y su entrenador quedaron atrapados en la cueva Tham Luang, en la norteña provincia de Chiang Rai, al ser sorprendidos por una súbita tormenta que inunda parcialmente la caverna e impide su salida. Ese mismo día las autoridades dan la voz de alarma al encontrar abandonadas las bicicletas de los niños en el interior de la gruta.

El hallazgo del grupo se produjo tras nueve días de intensa búsqueda en la que participaron más de 1.300 personas. Los menores y el adulto encerrados pudieron desde entonces recuperar parcialmente las fuerzas, al ser asistidos por médicos y psicólogos dentro de la gruta.

Fuente: La Vanguardia – Barcelona