La víctima es el párroco de la iglesia San Roque. “No sé si es la inseguridad”, lanzó.

El padre Carlos Juncos de la iglesia San RoqueSan Francisco, fue víctima de un robo. Dejó su auto estacionado al frente de la parroquia, se bajó para atender a la gente que lo esperaba y luego siguió con la misa. No dejó cosas de valor adentró del vehículo, solo un juego de camisetas y pantalones de fútbol del club donde juega con otros vecinos del lugar.

Cuando volvió al coche se llevó la sorpresa. Le faltaban las camisetas y estaba todo revuelto. Lo entrevistaron los periodistas locales y su mirada sobre el robo sorprendió y sembró polémica. “No sé si es la inseguridad. Es la necesidad que por supuesto ha aumentado. Y es ocasión tal vez para que se encuentre el justificativo y el coraje para dar este paso. La ocasión hace al ladrón pero seguramente la necesidad hace que esto ocurra con más frecuencia”, se consoló. VIDEO.