El niño, que es sobrino de Mauricio Speredutti, fue operado y quedó internado en un hospital de niños de la zona.

Un nene de ocho años fue baleado en la cabeza cuando esperaba para jugar un partido de fútbol. Benjamín fue operado y quedó internado en un hospital de niños.

El hecho ocurrió el sábado cerca de las 16:00 cuando el nene estaba esperando para jugar a la pelota en una de las canchas del Club Paulo VI. Allí recibió un disparo en la cabeza que, por el momento, se presume que es de una bala perdido.

El niño, quien juega desde los 7 años en el Club 7 de Septiembre, es sobrino del ex delantero de Newell’s y Banfield Mauricio Sperdutti, quien estuvo en el Hospital Vilela junto a los padres del nene.

La subdirectora del hospital Vilela, Carolina Binner, dio a conocer el estado de salud del pequeño en declaraciones al portal del diario La Capital y señaló: “Está estable, con asistencia respiratoria, en coma farmacológico y hemodinámicamente compensado”.

Javier, padre del pequeño, sostuvo que lo único que espera es que su hijo “se recupere” y remarcó que “lo demás no importa”, en relación al autor del balazo que podría haber matado al chico.

Indicó que quienes estaban en el lugar pensaron que se había desmayado por una enfermedad, y que la herida era por un golpe. “Enseguida llamaron a la ambulancia, pero les dijeron que iban a tardar y el padre de otro chico decidió trasladarlo de urgencia en su auto”, indicó.