Tras salir de fiesta con dos amigos, terminó en su departamento con una de las mujeres detenidas.

La madrugada se prestaba y decidieron salir a dar unas vueltas, sin imaginarse lo que terminaría pasando. Tres amigos, uno de ellos el denunciante, salieron a tomar algo y divertirse el fin de semana pasado. Luego de dar vueltas terminaron en la zona de la terminal, donde uno de los amigos propuso ir a uno de los boliches que están en la zona.

Al cabo de algunas horas salieron del local bailable y se cruzaron con dos mujeres que deambulaban por la terminal, a quienes invitaron a subir al vehículo en el que se movilizaban, según el testimonio recabado por personal policial, una de las mujeres era conocida de un amigo de ellos.

En medio del tránsito uno de los jóvenes descendió del vehículo para volver a su domicilio, mientras los otros dos junto a las chicas estaban planeado ir a comer algo. En un momento dado las jóvenes solicitaron ir al baño, tras lo cual uno de los jóvenes las invitó a su departamento. Al llegar al inmueble las mujeres ingresaron al baño y momentos después una de ellas bajó y se retiró con el muchacho que estaba en el rodado, mientras que la amiga se quedó en el departamento con el otro joven.

Según lo denunciado por el damnificado, en un momento se recostó y al despertar ya se encontraba solo; bastante confundido por la situación se dio con la desagradable sorpresa de que le faltaban 300.000 pesos que tenía guardados en un placard. Inmediatamente llamó a la Policía para radicar la denuncia.

Fueron identificadas

Personal del Grupo de Investigación del Sector 2 inició pesquisas y pudo identificar a las dos mujeres acusadas, las denominadas “viudas negras”. Tras realizar tareas de vigilancia se solicitó orden de detención y allanamiento para las mujeres.

En el domicilio de Andrea Viviana Collar se secuestró alrededor de 125 mil pesos, electrodomésticos y artefactos electrónicos, como así también prendas de vestir que había adquirido recientemente. En el domicilio de María José Cabrera se encontró la suma de 13 mil pesos y las prendas de vestir que usaba la noche del hurto.