Las vecinas deberán esperar qué resuelve la Justicia sobre el perro.

Lejos de la paz que se vive por estos días en Salta, gracias a la festividad del Milagro, vecinos del asentamiento Los Paraísos casi se van a las manos por la pertenencia de un caniche toy. Intervino en el hecho caratulado como “supuesto hurto” la Fiscalía Penal 1.

Atareados por el contexto religioso, los policías del Grupo de Investigaciones del Sector 1 A recibieron la denuncia de una de las mujeres que dirimía la posesión del pequeño cachorro. Se trasladaron hasta el inmueble en Atocha, la vecina denunciante, identificada como F. V. A., adujo que cuando salió de su casa se sorprendió con un cerco perimetral que levantaron sus vecinos y “el perrito color canela quedó del lado de ellos”. Mientras, la señorita V. G. adujo que efectivamente al animal ella lo había recuperado dado que su vecina -en alusión a la denunciante- le había sustraído el cachorro, hecho por el cual según la joven ya había radicado antes su denuncia.

El caniche toy color canela, con sus orejitas marrones, observaba la situación con cierta desconfianza por la presencia de los uniformados quienes inmediatamente consultar judicialmente cómo proceder.

La joven V.G. accedió voluntariamente a entregar el perro, desde la Fiscalía Penal actuante dispusieron se junten las dos denuncias radicadas y que el can sea entregado a la señorita V.G. hasta tanto se resuelva el confuso episodio.

Fuente: El Tribuno