La Justicia dispuso que haga tareas comunitarias por seis meses. 

Un joven de 21 años deberá asistir todos los domingos, durante seis meses, a la iglesia del barrio Santa Ana para hacer tareas comunitarias. Esa es una de las exigencias que deberá cumplir, ya que accedió a la suspensión del juicio a prueba.

El joven había sido acusado del delito de robo agravado por el uso arma.

Lucas Exequiel Soloaga, irrumpió en un comercio en barrio Los Pinares, en septiembre de 2017. El muchacho ingresó enmascarado y armado con un cuchillo, pero amenazó a la empleada y se llevó la recaudación del día, que eran unos 300 pesos.

Al tiempo fue detenido, imputado por el delito de “robo calificado por el uso de arma”. Los investigadores recuperaron el dinero obtenido, el arma y la vestimenta.

Además, la jueza de Garantías 8, Claudia Puertas, le impuso como reglas de conductas fijar domicilio y comunicar cualquier cambio, no consumir drogas ni abusar de las bebidas alcohólicas, realizar tratamiento psicológico para las adicciones y no cometer nuevamente delitos.

En el fallo también se tuvo por ofrecida una suma de dinero en concepto de reparación del daño causado. Los controles de conducta serán realizados de manera semestral por la Secretaría de Control de Suspensión del Juicio a Prueba del Poder Judicial de Salta.

Fuente: El tribuno