Oficialmente reconocen que la mayoría prefieren adoptar bebes y niños que no superen los 5 años. Algunos niños se vuelven mayores esperando por un hogar.

Según los datos del Registro Único de Aspirantes de Guardas,  en Argentina el 92% de las personas en la lista prefieren adoptar bebes en detrimento de chicos y adolescentes. En San Juan la realidad no escapa a esos números.

“Actualmente hay 26 niños de entre 12 y 17 años que viven con nosotros en la residencia y nunca fueron adoptados”  dijo  Marcelo Bartolomé, a cargo de la Dirección de Niñez, Adolescencia y Familia en San Juan.

“Es realmente triste e impactante cuando los niños se quedan a vivir en las residencias del Estado. La mayoría buscan chicos recién nacidos o de corta edad, entre los 4 y 5 años. Mientras más grandes son, más difícil es que sean adoptados” explica el funcionario en relación a la principal causa por la que estos chicos todavía no encuentran un hogar.

Ocurre que el proceso de abordaje en estos casos es complejo desde varias aristas, hay que tener en cuenta que si llegaron a una residencia del Estado es porque hubo problemas muy graves en su entorno familiar. Desde la violencia psicológica y física, hasta violencia extrema o abusos.

“Hay procesos que llevan su tiempo, hay casos donde los chicos comienzan el proceso de vínculo con otra familia y no llegan a funcionar. Por eso tienen que volver a la residencia, algunos pasan 3 o 4 años en el hogar y otros se quedan a vivir esperando que algún día los adopten”, explicó Bartolomé.

Así pasan los años y los niños que ingresan siendo menores, con el correr de los años adquieren la mayoría de edad. “Al cumplir los 18 no les abrimos la puerta y les decimos que se vayan. Los contenemos hasta que se puedan estabilizar y conseguir algún trabajo, pero en general los mismos chicos van creciendo y empiezan a tener sus propios proyectos”

En la provincia hay 12 residencias que son casas de barrio, atendidas por los empleados de la propia Dirección.  Allí los niños tienen una vida más o menos parecida a un hogar con las diferentes actividades y contención que se les brinda. En general albergan entre 6 a 8 niños, pero más allá de sus ocupantes todas comparten  la esperanza de que algún día  un niño encuentre una familia.