Sus estados de WhatsApp alertaron al abuelo y pudo salvarlas. La madre permanece internada.

Horas de tensión se vivieron en el mediodía del jueves en un edificio del barrio Del Bono Green, en San Juan, cuando una mujer de 27 años se atrincheró con sus tres hijas, de 5, 2 y un año, con la intención de asesinarlas.

El abuelo paterno de las nenas fue quien advirtió que algo no estaba bien al ver unos estados en el WhatsApp de la mujer en los que parecía “despedirse” de sus contactos. Así fue como el hombre se presentó en el lugar y escuchó con impotencia los gritos de sus nietas sin que nadie le abriera.

Tras llamar al 911, un patrullero que recorría la zona se acercó al domicilio y los efectivos tiraron abajo la puerta. La escena que encontraron era estremecedora. “Estaban abiertas las cuatro hornallas de la cocina, era muy fuerte el olor a gas que había y las nenas estaban a los gritos. Ya se estaban descomponiendo, al igual que la mujer”, detalló una fuente policial a Tiempo de San Juan.

Las tres nenas fueron trasladadas de urgencia al hospital, donde comprobaron que no presentaban principios de intoxicación graves y pocas horas después recibieron el alta. En cambio, la mamá, quedó internada ya que tiene varios problemas médicos porque es hipoacúsica, celiaca e insulino dependiente porque es diabética.

La prisión sería el destino más probable para la mujer una vez que se recupere y abandone el hospital, acusada de tentativa de homicidio en perjuicio de sus tres hijas. En tanto, las menores ya se reencontraron con su padre y se encuentran en buen estado de salud.

La causa será investigada por el Quinto Juzgado de Instrucción a cargo del doctor Benedicto Correa; en conjunto con miembros policiales de Comisaría 13ra y la División Homicidios de la Central de Policía.