Víctor Manuel Romero, de 19 años, se entregó a la policía y quedó detenido acusado de haber asesinado a su madrastra Mirtha Beatriz Ayala, en un hecho ocurrido el viernes pasado en la localidad de William Morris.

El joven acusado de matar a mazazos a su madrastra el viernes último en una vivienda la localidad bonaerense de William Morris, partido de Hurlingham, se entregó ayer a la Policía en Florencio Varela y su padre manifestó que no sabía que tenía un ‘monstruo’ en su casa, informaron fuentes policiales y judiciales.

El sospechoso fue identificado como Víctor Manuel Romero (19), quien sabía que era intensamente buscado por el asesinato y la noche del lunes se puso a disposición de la Justicia al verse ‘cercado y asustado”, dijo un jefe policial de la zona.

Fuentes judiciales informaron a Télam que el joven se entrevistó con una defensora oficial y se negó a declarar ante la fiscal María Silvana Bonini, a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 6 del Departamento Judicial Morón en una causa caratulada ‘homicidio simple’. Romero quedó alojado en una comisaría de Hurlingham, mientras que la funcionaria judicial dispuso una serie de peritajes psicológicos y psiquiátricos para establecer si es inimputable o si comprende la criminalidad de sus actos. El crimen por el que lo acusaron fue el de la pareja de su padre, llamada Mirtha Beatriz Ayala (51), quien fue encontrada muerta el viernes último tras recibir golpes en la cabeza con una maza en su casa situada en Esquel al 900, entre Doctor Delfor Díaz y la ruta provincial 201, en el citado distrito.

Tras el homicidio, los investigadores de la Policía Científica que realizaron los peritajes en la escena del crimen secuestraron una maza con manchas de sangre y encontraron a dos niños de 9 y 10 años, hijos de la víctima, quien vivía con su pareja y el hijo de éste. Los chicos fueron asistidos por personal de la La Dirección de Políticas de Niñez y Juventud del Municipio de Morón.

El primer sospechoso identificado por la Policía fue su hijastro, quien fue no encontrado en la casa, por lo que la fiscal Bonini requirió al juzgado de garantías en turno su inmediata localización y arresto.

Los investigadores determinaron que el sospechoso del crimen habría tenido hechos de violencia previos y fue identificado por testigos, que llamaron a la línea de emergencias 911. Si bien hubo varios operativos con el objetivo de detener a Romero, el muchacho se entregó en la seccional primera de Florencio Varela porque se enteró por los medios de comunicación que lo estaban buscando.

‘Nunca imaginé, mas allá de las peleas cotidianas, que hiciera semejante horror. Le destrozó la cabeza a mi esposa, a la madre de sus hermanitas, no pensó en nada’, dijo Víctor, padre del detenido, una entrevista con el canal C5N.

El hombre aseguró que a pesar de todo su mujer lo quería, lo presentaba como su propio hijo y hasta le había dado una extensión de su tarjeta de crédito para sus gastos, por lo que no puede comprender cómo actuó de esa manera e, incluso, tuvo la ‘sangre fría’ para baldear luego la escena del crimen.

‘Que él pague con la Justicia, que se pudra en la cárcel, otra cosa no puedo desear por más que sea mi hijo. Nunca pensé que tenia un monstruo en mi casa, a un asesino’, concluyó Víctor. En tanto, una sobrina de la mujer recordó en su página de Facebook a ‘Beti’, quien ‘no se merecía esto’ porque era ‘una increíble y maravillosa madre y amiga’.

Fuente: Telam