Los jóvenes estaban en un auto estacionado en una estación de servicio. LAS IMÁGENES PUEDEN HERIR LA SENSIBILIDAD DEL LECTOR.

Era sábado a la noche y los tres amigos estaban bromeando dentro del automóvil, que estaba detenido. A uno de ellos, la Policía no pudo determinar quién, le pareció divertido sacar una pistola con la que se desató la tragedia en Houston, Texas.

Cadillac Coleman, que estaba en la parte de atrás del vehículo estacionado en una estación de servicio, apoyó su celular adelante y empezó a filmar. Las imágenes fueron transmitidas en vivo a través de su cuenta de Facebook Live.

 

En el frente estaban Devyn Holmes y Cassandra Damper, jugando con el arma. Los tres reían, sin percibir el peligro que corrían.

En un momento, Damper tomó la pistola, apuntó a Holmes y disparó. Luego juraría que se trató de un accidente, pero el video deja muchas dudas.

La bala impactó en la cabeza del hombre, que quedó tendido en el asiento, perdiendo sangre. La asesina y el único testigo salieron del auto inmediatamente.

Holmes, que tiene una hija de 5 años, fue trasladado de urgencia al hospital Ben Taub. Su estado es crítico.

Damper, de 25 años, fue arrestada el domingo a la tarde. Está acusada de homicidio con manipulación de la evidencia.