Tras agonizar dos días con el 70 por ciento de su cuerpo quemado, murió en Florencio Varela un hombre de 51 años que había sido prendido fuego por su esposa, que sospechaba que su marido tenía una amante y, luego de una fuerte discusión, lo roció con alcohol cuando se encontraba acostado y le arrojó un fósforo al colchón, un salvaje hecho presenciado por uno de los hijos de la pareja, que inculpó a su propia madre al declarar ante la Justicia.

La víctima fatal fue identificada como Juan Cosallo Villa, un ciudadano peruano que ayer permanecía internado en grave estado en el Hospital Mi Pueblo y que dejó de existir a raíz de fuertes complicaciones en las vías respiratorias.

Fuentes cercanas a la investigación revelaron a POPULAR que el episodio tuvo lugar en una vivienda ubicada en la calle 1344 al 800, en la localidad rural de La Capilla, donde el miércoles pasado, cerca de las 2 de la mañana, Cosallo Villa estaba acostado en su cama y la concubina, de 64 años, aprovechó la situación.

“Sospechaba que su marido tenía un amante y que le había sido infiel en varias oportunidades. Lo roció con una botella de alcohol y lo prendió fuego”, detalló un vocero judicial a este medio. “Tenía la mayor parte del cuerpo quemado y los médicos siempre nos informaron que estaba en estado crítico. Uno de los hijos vio todo y declaró contra su madre, que se encuentra detenida”, agregó el funcionario del Departamento Judicial Quilmes.

Efectivos de la Comisaría 5ta. de Florencio Varela (La Capilla) se encargaron de apresar a la agresora, en un operativo que fue supervisado por autoridades policiales de la Jefatura Distrital de Florencio Varelay de la Jefatura Departamental de Quilmes.

La homicida quedó a disposición de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) N° 1 de Florencio Varela, a cargo del fiscal Darío Provisionato quien caratuló la causa como “Homicidio agravado por el vínculo”.