La historia de Alexander es un ejemplo de lucha y superación que emociona.

La historia de Alexander Veinberg es un ejemplo de lucha y superación que emociona. El pequeño de tan sólo 5 años superó un cáncer de riñón el año pasado y busca conocer a su máximo ídolo: Lionel Messi.

Si lograba su objetivo, su papá le prometió que lo llevaría al mundial de Rusia 2018 para que pueda cruzar o estar cerca de su principal admirado, quien inspiró el nombre de su peluche, llamado “Lionel Messi”.

Nicolás, papá de Alexander, escribió una emotiva carta en las redes sociales para compartirla y poder cumplirle el sueño a su hijo.

Estimados,

 

Estoy acá en el triste hotel Marins Park de Nizhny Novgorod. Estuve en la épica noche de Quito y eso me hizo atreverme a soñar con algo imposible. Le había prometido a mi hijo de 5 años que lo iba a llevar al Mundial, y más aún, que el iba a conocer Messi. Cumplí la promesa de viajar y acá estamos los dos, junto a otros amigos, y mi padre en pleno vuelo a St Petersburgo.

 

Mi hijo Alexander Veinberg sobrevivió el año pasado a un problema de riñón terrible, una injusticia celestial todo lo que vivió teniendo en cuenta que él es un angelito. Se aferró a la vida con un osito blanco de peluche al que llamó “Leo Messi”. Es su ídolo, no el mío, como seguramente Martin Karadagian era el mío y no el de mi viejo.

 

Quiero hacerle llegar humildemente a Messi este vídeo y esta foto, de alguna manera para agradecerle, porque mi hijo piensa que su héroe fue el que lo salvó.

 

Tengo el corazón roto y la voz ronca de gritar, los ojos rojos de llorar. Y así todo, mi hijo sueña con conocer a Messi. Es que mi hijo ya ganó el Mundial. El ganó el Mundial de la Vida.

 

¡¡¡Vamos Argentina!!! ¡Todavía se puede!”